AFP-EFE
MÉXICO.- Los homicidios se dispararon en México en el 160% entre el 2006, año en que el gobierno de Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra el crimen organizado con la participación del Ejército, y el 2011, al pasar de 10.452 a 27.199, según cifras oficiales preliminares dadas a conocer ayer.

“Los datos en el 2011 registraron 27.199 asesinatos en México, es decir, una proporción de 24 por cada 100.000 habitantes”, indica el Instituto Nacional de Estadística (Inegi), que aclaró que la cifra es provisional, pues todavía no había concluido el proceso de elaboración de estadísticas.

En un comunicado, el organismo señala que la proporción de muertes por cada 100.000 habitantes supera las 23 registradas en el 2010, las 18 del 2009, las 13 del 2008 y las 8 del 2007, el primer año completo de Calderón en el poder.

La cifra, que se basa en la estadística de defunciones, es el 5,6% superior a los 25.757 homicidios registrados en el 2010, la más alta durante el mandato de Calderón.

Publicidad

No obstante, el balance del Inegi no especifica cuántas de estas muertes se deben a la acción del crimen organizado, particularmente los carteles del narcotráfico, número que el gobierno dejó de dar este año y se detuvo en septiembre del 2011 con 47.515 asesinatos. Aunque algunas organizaciones y activistas sostienen que la cifra es de al menos 60.000.

De acuerdo con un reciente estudio de la firma Lantia Consultores, solo en el segundo semestre del año pasado esa cantidad fue de 6.408, mientras que en los primeros seis meses del 2012 ascendió a 7.022.

Según las estadísticas del Inegi, en el lustro 2007-2011 se produjeron 95.632 homicidios, con lo que la tasa pasó de 10 por cada 100.000 habitantes en el 2006 a 24 el año pasado.

El estado con más homicidios en el 2011 fue Chihuahua, fronterizo con EE.UU. y donde se encuentra Ciudad Juárez, una de las urbes más violentas del país, aunque bajaron de 6.407 en el 2010 a 4.502.

Le siguieron el estado de México (centro), el más habitado del país con 15,1 millones de habitantes, en el que se produjeron 2.613 asesinatos, y el de Guerrero (sur), donde se encuentra el balneario de Acapulco, uno de los principales escenarios en los últimos meses de la ola de violencia que azota al país, con 2.425 muertos. Nuevo León, con 2.177 casos, y Sinaloa, con 1.988, también figuran en los estados con más crímenes.

Dos de los estados donde proporcionalmente más subió este tipo de muertes en el 2011 fueron Veracruz (este), donde pasaron de 461 en el 2010 a 1.075, y Nuevo León, de 951 a 2.177.

Publicidad

En ambas zonas actúa el cartel de Los Zetas, el más sanguinario del país y controlado por exmilitares desertores del Ejército mexicano.

Dos fotógrafos asesinados

Las autoridades mexicanas hallaron los cuerpos sin vida de dos fotógrafos en un vehículo abandonado en una zona rural del estado de Michoacán, informaron ayer fuentes oficiales.

Las víctimas, identificadas como Arturo Barajas López y José Antonio Aguilar López, de 46 y 26 años, respectivamente, fueron torturadas y asesinadas a balazos y dejados en el maletero de un taxi, dijo una fuente de la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Este último fin de semana también fue asesinado el fotógrafo Ernesto Araujo Cano, colaborador del diario El Heraldo de Chihuahua.

Mientras, en el estado de Tamaulipas, en el noreste de México, once presuntos miembros de la delincuencia organizada perdieron la vida en dos enfrentamientos con soldados mexicanos registrados ayer informaron fuentes oficiales.

Otras tres personas murieron y cinco resultaron heridas el domingo en la noche, en una serie de ataques a balazos contra bares de streapte-tease en el estado mexicano de Nuevo León, en el norte del país, informó ayer el gobierno estatal.

Estado con más crímenes

Chihuahua se mantiene como el estado con el mayor número de crímenes en el 2011 al registrar 4.502 y también tiene la mayor tasa de homicidios: 131 por cada 100.000 habitantes.

Carteles

El cartel de Los Zetas es señalado como responsable de parte de la violencia en Nuevo León y Veracruz, donde mantiene choques con los del Golfo y de Sinaloa.