EFE
QUITO.- Ecuador prueba actualmente cuatro radares chinos con los que logrará vigilar la zona limítrofe con Colombia, mientras que en su frontera sur espera tener listo un equipo de desminado conjunto con Perú a finales de 2013, según dijo hoy el ministro de Defensa, Miguel Carvajal.

Las pruebas de los aparatos llegan después de la entrada ilegal al país de dos avionetas presuntamente vinculadas con el narcotráfico. Una se estrelló en mayo, matando a sus dos tripulantes mexicanos, y otra
fue detectada el mes pasado por las autoridades y aprehendida.

Los radares debían haber estado operativos en enero de 2011, pero su funcionamiento se retrasó por problemas del lado ecuatoriano y del chino, explicó el ministro en un encuentro con la prensa extranjera.

Carvajal dijo que dos de ellos están ubicados en lugares de difícil acceso, a los que solo se podía llegar con helicóptero, lo que demoró su emplazamiento.

Publicidad

No obstante, el ministro explicó a Efe que los cuatro están ya instalados y cubrirán "básicamente" toda la frontera norte.

En esa zona Ecuador tiene desplegados entre 7.500 y 8.000 soldados, según Carvajal, quien pidió a Colombia una mayor presencia militar.

"A Ecuador le ayudaría muchísimo que en el lado de Colombia exista un control fuerte sobre su territorio por parte del Estado, ojalá pudiera existir un despliegue como existe en el lado ecuatoriano", dijo.

Carvajal dijo que ambos países intercambian información "todo el tiempo" sobre narcotráfico y grupos irregulares, y colaboran, aunque "sin llegar a acciones combinadas".

Mientras, en la frontera sur, que fue testigo de una breve guerra en 1995 con Perú, ambos países afrontan el reto de sacar las minas enterradas durante el conflicto.

Carvajal dijo que las autoridades de las dos naciones esperan concretar en la próxima reunión de gabinetes, en octubre, los detalles para la creación de la unidad binacional de desminado, que operaría en el marco de la ONU.

En su intervención, el ministro también se refirió al despliegue de soldados en Ecuador en apoyo a la policía para combatir el crimen.

"No se trata de militarizar la lucha contra el narcotráfico ni la seguridad ciudadana, pero no se trata tampoco de quedarse encerrado en los cuarteles viendo los problemas de seguridad", dijo.

Carvajal informó que hasta ahora se han formado entre 2.600 y 2.800 policías militares para esas tareas, una cifra que llegará a cerca de 4.000 a finales de este año.