"Kranjska klobasa" o "Krainer Wurst", la lucha por una salchicha ahumada

"Kranjska klobasa" o "Krainer Wurst", la lucha por una salchicha ahumada
"Kranjska klobasa" o "Krainer Wurst", la lucha por una salchicha ahumada
VIENA. Una "Krainer Wurst" con mostaza servida en un tradicional puesto de salchichas en Viena. Eslovenia y Austria andan inmersos en una rara batalla sobre la paternidad de esta salchicha ahumada, conocida en esloveno como "Kranjska klobasa".
30 de Abril, 2012
30 Abr 2012

EFE
VIENA.- "Kranjska klobasa" o "Krainer Wurst", la rara lucha por una salchicha ahumada

Viena, 29 abr (EFE).- Cuando sobre Europa se abate una tormenta económica, Eslovenia y Austria andan inmersos en una rara batalla sobre la paternidad de una salchicha ahumada capaz de crear inquietud entre cualquier experto en dietética.

La picante salchicha de Kranjska, "Kranjska klobasa", como se la conoce en Eslovenia, o "Krainer Wurst" en Austria, es una receta de finales del siglo XIX de embutido ahumado hecha con carne de cerdo, ajo, pimienta y sal que se disfruta hervida o a la plancha en gran parte de Europa Central con mostaza y rábano picante rayado.

Eslovenia ha presentado recientemente una solicitud ante la Comisión Europea para proteger el nombre original de la salchicha, lo que supondría que el popular embutido no podría utilizar la denominación de la región, ni siquiera en su versión alemana.

También se prohibiría la utilización de ese nombre para variantes de esa salchicha como la "Ksekrainer", una Krainer de queso, una bomba calórica llena de emmental de notable calibre y magnitud que se come con deleite entre Innsbruck y Viena.

Los eslovenos argumentan que la salchicha es suya porque proviene de Kranjska, en la región de Gorenjska, mientras que los austríacos sostienen que hasta 1918 ese territorio pertenecía al Imperio Austro-Húngaro y el embutido ya es algo tradicional en las despensas del país.

"No vamos a permitir que nos prohíban nuestra salchicha Krainer", ha recalcado el ministro de Agricultura austríaco, Niki Berlakovich, en un inusitado tono combativo, al que se unió todo el mundo empresarial.

La Oficina Austríaca de Patentes, la Cámara de Comercio, el Ministerio de Agricultura y expertos de la Universidad de Veterinaria de Viena ya están colaborando para rebatir en un plazo de seis meses las demandas de Eslovenia ante Bruselas.

Muchas empresas cárnicas del país temen que no puedan producir la salchicha con su actual nombre si la Comisión Europea acepta la solicitud de Eslovenia, y en juego hay millones de euros.

"Un cambio de nombre de esta especialidad tan popular es sencillamente imposible. Los quioscos de venta de salchichas de Viena son una marca turística de la ciudad y las Ksekrainer no deben faltar", argumenta Josef Bitzinger, de la Cámara de Comercio de Viena.

Que desapareciera un nombre tan asentado sería como renunciar a "un bien cultural" y supondría grandes pérdidas para el sector turístico y la industria cárnica, afirma el experto, que llega a comparar el embutido con el tradicional "Wiener Schnitzel", el escalope vienés.

Desde Eslovenia no entienden el revuelo en Austria y aseguran que ya en 2008 crearon una denominación de origen nacional y ahora quieren defender ese producto en toda la UE, además sostienen que son dos embutidos distintos.

"Se trata de dos salchichas totalmente diferentes. La Krainer Wurst es esencialmente diferente, contiene carne de res, y la nuestra no. La salchicha kranjska proviene de Kranjska, que desde el punto de vista histórico, es Eslovenia", argumentó el etnólogo y antropólogo esloveno Janez Bogataj en el diario "Slovenske Novice".

Como medida preventiva, una empresa cárnica austríaca, Wiesbauer, ha registrado ya el nombre y la receta de la Ksekrainer con el prosaico nombre de "salchicha de queso a la plancha".

Además, en Croacia también han comenzado a protestar por las pretensiones de Eslovenia, ya que ellos también producen una variante del mismo embutido, la "Kranjska kobasica".

"La Kranjska kobasica se produce bajo ese nombre desde hace decenios en muchos países, hasta en EEUU" comentó el productor de carne croata Tomislav Galovic al diario "Jutarnji list", lamentando que si la medida sale adelante los croatas no podrán producir esas populares salchichas en el futuro.

La disputa surgida sobre el origen de esta salchicha no es un hecho aislado, muchos embutidos, platos y bebidas en Europa Central tienen distinto nombre en Hungría, Austria, Croacia y República Checa pese a ser variaciones de un producto similar.

"Kranjska klobasa" o "Krainer Wurst", la lucha por una salchicha ahumada
2012-09-13T02:52:03-05:00
Eslovenia y Austria andan inmersos en una rara batalla sobre la paternidad de una salchicha ahumada capaz de crear inquietud entre cualquier experto en dietética.
El Universo