El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Leonardo Barreiro, y el comandante de la FAE, Enrique Velasco, asumen oficialmente hoy sus cargos.

El aumento de la inseguridad en el país obligó al Gobierno a buscar la participación de las Fuerzas Armadas para combatir al crimen organizado, facultad privativa de la Policía Nacional.

El pasado lunes, el presidente Rafael Correa, durante la posesión del nuevo ministro de Defensa, Miguel Carvajal, reconoció que esta actividad es una de las principales amenazas para la seguridad del Estado.

Según Carvajal, el combate al crimen organizado con la participación de los militares “es una prioridad nacional”. Y que bajo esa premisa, la institución durante este régimen se ha “reacondicionado” para ampliar su misión subsidiaria de seguridad interna para el desarrollo.

Publicidad

Uno de los principales cambios se dio en mayo del 2011, cuando Correa, mediante decreto ejecutivo 749, traspasó al Comando Conjunto la Unidad Técnica de Control de Armas, controlada por la Policía.

El año pasado, las Fuerzas Armadas emplearon 1.871 soldados para operaciones de control interno en las 24 provincias y decomisó 6.192 armas ilegales.

“La seguridad ciudadana es una de las mayores responsabilidades que tiene el Estado ecuatoriano, en tal virtud el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, consciente de frenar la delincuencia armada que se viene produciendo en el país se encuentra fortaleciendo el control de armas en apoyo a la ciudadanía en general, lo que permitirá mantener la paz y seguridad”, refiere un informe del Comando Conjunto.

Según el documento, firmado por el exjefe del Comando Conjunto, Ernesto González, esta actividad la realizaron los militares en apoyo a la Policía, pero que el Gobierno busca incorporar como una misión adicional a las Fuerzas Armadas.

En el Plan Integral de Seguridad, elaborado en diciembre del 2011 por el Ministerio de Seguridad, ya extendió a los militares las operaciones contra el narcotráfico, crimen organizado y terrorismo como subsidiarias junto a la Policía.

En medio de esta expectativa, hoy se realiza el cambio de la cúpula militar. El jefe del Comando Conjunto, Leonardo Barreiro, asume oficialmente el cargo en reemplazo de González y el general Enrique Velasco toma oficialmente el control de la FAE.