AFP
MADRID.- El gobierno español tachó este lunes de "decisión hostil" la expropiación por parte de Argentina de un 51% de la petrolera YPF, filial de la española Repsol, anunciando "medidas claras y contundentes" contra una iniciativa que "rompe el clima de cordialidad y amistad entre ambos países".

Poco después, la propia petrolera española también calificó en un comunicado la decisión argentina de medida "manifiestamente ilícita y gravemente discriminatoria", afirmando que tomará "las medidas legales que procedan para preservar el valor de todos sus activos y los intereses de todos sus accionistas".

"Es una decisión hostil contra Repsol, por tanto contra una empresa española, por tanto contra España", aseguró el ministro de Industria, José Manuel Soria, en una rueda de prensa conjunta con su homólogo de Exteriores, José Manuel García-Margallo, tras una reunión de urgencia de ambos con el jefe del ejecutivo español, Mariano Rajoy, para analizar la situación creada por la decisión argentina.

Publicidad

Video de EFE

"El Gobierno anuncia que tomará todas las medidas que considere convenientes en defensa de los intereses legítimos de Repsol y de todas las empresas e intereses españoles en el exterior", dijo Margallo.

El canciller no detalló, sin embargo, qué tipo de medidas serán, limitándose a afirmar que "se anunciarán cuando sea oportuno" en los próximos días para no responder ahora "en un momento de arrebato por la indignación que ha producido al gobierno esta medida" de Buenos Aires.

Publicidad

La presidenta argentina Cristina Kirchner envió este lunes al Congreso argentino un proyecto de ley para expropiar un 51% de la petrolera YPF, de la que Repsol posee el 57,4%, haciendo realidad una amenaza que llevaba varios días planeando.

Reparto
La iniciativa establece que "de las acciones sujetas a expropiación (51%), el 51% pertenecerá al Estado nacional y el 49% restante se distribuirá entre las provincias integrantes de la organización de estados productores de hidrocarburos", indicó el texto distribuido por el Gobierno argentino en Buenos Aires.

Publicidad

Margallo insistió en que la decisión "rompe el clima de cordialidad y amistad" entre los dos países, antes de explicar que Rajoy aprovechará su viaje a México, hacia donde partió esta misma noche para asistir al Foro Económico Mundial sobre América Latina, y luego a Colombia para tratar el tema.

"Hablará con nuestros aliados en América Latina de una cuestión que, por ahora, afecta sólo al gobierno de España, pero que al romper el prinicipio de seguridad jurídica afecta y amenaza a cualquier inversor internacional".

En Argentina, el jefe del bloque oficialista de Diputados, Agustín Rossi, dijo en rueda de prensa que "las acciones sujetas a expropiación son las de Repsol (que posee 57,4%) hasta llegar al 51%" y precisó que "no se afectarán las del Grupo argentino Petersen (25,4%), ni las que están en la Bolsa (17,0%)".

Sorpresa en España
La decisión del gobierno argentino este lunes ha sorprendido en España después que el sábado pasado, el ministro de Industria, José Manuel Soria, declarara que "a lo largo de las últimas 48 horas las cosas parece que se encauzan y esperemos que eso siga siendo así".

Publicidad

El propio ministro confió este lunes en que esta decisión no suponga el principio de una "escalada" que pueda afectar a otras empresas españolas con inversiones en Argentina.

El Gobierno argentino y las provincias productoras de petróleo responsabilizan a Repsol, que en las últimas semanas se ha visto retirar 16 licencias de explotación por parte de seis provincias, de no cumplir compromisos de inversión y señalan que eso obliga al país a importar grandes volúmenes de hidrocarburos.

Uno de los reproches es que Repsol-YPF "redujo un 30%-35% su producción de crudo en los últimos años y más del 40% la de gas", lo que forzó a Argentina a aumentar a más de 9.000 millones de dólares las importaciones de hidrocarburos, según un documento de las provincias.

Repsol YPF rechaza el argumento oficial y asegura que en 2012 prevé invertir 15.000 millones de pesos (3.400 millones de dólares).