Investigadores de la Universidad de Murcia (UMU) comprobaron que la dieta mediterránea, caracterizada por el consumo de alimentos ricos en frutas, verduras, legumbres y pescado, puede estar relacionado con un mayor porcentaje de espermatozoides móviles en hombres.

Así se desprende de los últimos resultados presentados en la última reunión anual de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, celebrada en Orlando (Estados Unidos), publica en la web www.abc.es.

El estudio lo lideró un equipo de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (EE.UU.), con el afán de ver si los hábitos alimentarios condicionan los parámetros seminales en jóvenes sanos.

La primera fase del análisis contó con 188 varones, de quienes se obtuvieron parámetros espermáticos y hábitos alimenticios, gracias a un cuestionario de frecuencia de consumo de alimentos estandarizado.

Publicidad

Los dos hábitos de consumo que se identificaron fueron “prudente” o “mediterráneo” y “occidental”. Mientras que esta última se caracterizaba por el consumo elevado de carne roja y procesada, pizza, snacks, dulces y bebidas energéticas, la dieta “prudente” incluía un consumo elevado de pescado, fruta, verduras, legumbres y cereales integrales.

Tras ajustar posibles factores de confusión –tabaquismo, ingesta de calorías, abstinencia sexual, nivel de ejercicio físico–, el consumo de una dieta “prudente” se asoció positivamente con el porcentaje de espermatozoides móviles. Aunque la dieta no parece tener un impacto sobre la forma o el número de espermatozoides, la movilidad sí resultó afectada.

Las dietas “occidentales” se relacionaron con una reducción en el movimiento.