Eliminar el consumo de comidas procesadas o refinadas y regresar a la ingesta de alimentos naturales, como lo hacían los primeros hombres que habitaron la tierra, es la finalidad de la dieta paleolítica.

La chef Ángeles Chavarría presenta esta propuesta de alimentación saludable que aprovecha al máximo los beneficios de las proteínas, frutas y vegetales y excluye en sus preparaciones sal, azúcar, harinas, cereales, lácteos y granos.

Esta dieta se la llama así porque se da preferencia a los alimentos existentes en el periodo paleolítico (carnes, verduras, vegetales y frutas secas), lo que elimina las fuentes de calorías sin valor nutricional. Todos estos alimentos se preparan de manera convencional pero elimina los antes mencionados.

“Los seres humanos tenemos vidas activas, por eso debemos ingerir alimentos frescos, de estación y que preferiblemente estén libres de químicos y preservantes”, asegura Chavarría.

Publicidad

La dieta –explica– no tiene límite de edad ni peso, en quienes la realicen. “Es un estilo de vida que lo pueden realizar desde niños hasta adultos mayores, al ser sana y libre de químicos”. Entre sus beneficios, menciona Chavarría, ayuda a prevenir enfermedades como hipertensión, diabetes y obesidad.

El único condimento prohibido es la sal, asevera. “La ventaja es que nos da posibilidades infinitas de mezclas de especies frescas como la albahaca, cebollín, perejil, cilantro y especies secas como el laurel, tomillo, nuez moscada y orégano”.

Si desea sabores más intensos –indica– puede utilizar curry, paprika, pimentón, comino, ajo, cebolla seca, ralladura de cítricos, pimienta en granos, entre otros. “Estos agregan sabor sin aportar calorías y definitivamente mejoran y renuevan la comida de todos lo días”, expresa.

Otro de los beneficios del régimen paleolítico es que acelera el proceso de recuperación muscular, por lo que es recomendable complementar con ejercicio físico, para optimizar sus resultados.