Al ritmo de la marimba, jóvenes del grupo de danza Afromestizo Candente bailaban y recitaban sus pícaros amorfinos para animar a las decenas de personas que se dieron cita la tarde del pasado viernes en las afueras del Centro Cultural Libertador Simón Bolívar, donde se hizo la entrega formal del restaurado mural del artista Manuel Rendón Seminario.

La obra, elaborada en mosaico bizantino en México, en el año 1980, debía decorar las afueras del Banco Central, pero estuvo abandonada en las bodegas de esa entidad.

A la entrega de la obra, cuyas medidas son de 20,40 m de largo por 2,73 de alto, asistieron autoridades como la ministra coordinadora de Patrimonio, María Fernanda Espinosa; el subsecretario de Cultura, Luis Silva; y el director Cultural de Guayaquil, Jorge Saade.

“No queríamos que se termine el mes de julio para entregar a Guayaquil, por sus fiestas julianas, este restaurado mural”, manifestó la ministra.

Publicidad

Indicó que el propósito de haber elegido las afueras del Centro Cultural Simón Bolívar como el lugar donde se monte el mural es para que toda la ciudadanía pueda apreciar este cuadro emblemático. “Guayaquileños y guayaquileñas, les entregamos hoy lo que les pertenece”, expresó Espinosa.

El encargado de la restauración del mural fue Jorge Swett, quien indicó que en 1994 descubrió, junto con su hijo Carlos, 42 cajas que contenían las partes de esta obra, diseñada por Manuel Rendón Seminario.

“Las piezas estaban botadas en un patio, creyendo que eran fichas de repuestos, que no servían, y por mera casualidad descubrimos que se trataba de un mural”, dijo Sweet.

“Yo creo que la inversión total está cerca de los $ 100 mil, porque incluye el costo de la construcción del muro de contención, los costos del equipo restaurador, el proyecto, armaje y montaje de la obra”, explicó la ministra de Patrimonio.