AGENCIAS-REDACCIÓN
.- El cantante colombiano Joe Arroyo, uno de los principales impulsores de la salsa en América Latina, murió ayer en una clínica de Barranquilla, donde estaba hospitalizado desde hace un mes por complicaciones respiratorias y renales.

Arroyo, de 55 años, cuyo verdadero nombre era Álvaro José, nació en el humilde barrio Nariño, de palenqueros, en Cartagena, sobre el mar Caribe, el 1 de noviembre de 1955, donde lo crió su madre, Ángela.

"Con un par de latas de manteca llenas de agua, yo tenía que ir y venir a la tienda de un señor que se llamaba Jericó. Cuando estaban vacías, me las ponía en la cabeza y eso daba un eco hermoso que, creo, sin saberlo, me afinó la voz. Por eso me decían Voz del Tarro", narró Joe a la revista colombiana Cambio en el 2005.

"Yo imitaba por esos días a Raphael, cantaba el 'Ave María' y cuando terminaba, yo mismo me ovacionaba. Allá adentro del tarro sentía que estaba en un escenario y que me aplaudían. Ese era mi sueño de 'pelao' (niño) y mi Dios me lo concedió", contó en esa entrevista.

Publicidad

Joe Arroyo empezó su carrera musical con 15 años, cuando se integró al Súper Combo Los Diamantes, aunque ya antes cantaba de manera eventual en cabarés de Cartagena.

Es reconocido por haber retomado los diferentes ritmos de la música caribeña colombiana, como la cumbia, el porro y la champeta, que mezcló con la salsa, la soca y el reggae, combinación que finalmente derivó en un estilo que lleva su nombre el 'joeson', según la crítica.

A los 17 años se integró a la orquesta Fruko y sus Tesos, con la que compuso su primera canción, 'Tania', y a la que acompañó hasta 1978, cuando decidió formar su propia orquesta.

En 1980 creó La Verdad, con la que compuso la mayor parte de sus éxitos, como 'Carnaval', 'Bolobonchi', 'Amanecemos, sí', 'La noche' y 'Echao pa' lante'. Hoy, deja un legado de 30 discos y casi 200 canciones.

Pese a que nunca ganó un Grammy, estaba previsto que recibiera en Las Vegas el próximo 9 de noviembre un reconocimiento a su carrera en la entrega de esos premios, señaló su mánager, Luis Ojeda.

Su vida y carrera estaban siendo televisadas en un seriado que era transmitido cada noche por el canal RCN, llamada 'El Joe', que se transmite en Ecuador por TC Televisión.

Su fallecimiento fue lamentado de inmediato por músicos y personalidades del espectáculo, como Óscar D' León, quien publicó en su Twitter: "Cuatro hermanos tengo en el cielo: Celia Cruz, Tito Puente, Rafi Mercado y, ahora, Joe Arroyo".

En el escenario local, el cantante de música tropical Gustavo Enríquez señaló que con la muerte de Arroyo "el mundo de la salsa pierde a uno de sus mayores exponentes". Mientras que Mauricio Luzuriaga, mánager y baterista de la agrupación Medardo y sus Players, con la que el salsero tuvo algunas presentaciones en los ochenta, indicó que es una pérdida irreparable. "Todos los cantantes que conozco quieren tener el talento de Joe Arroyo, de quien se admira su voz y su composición".

Luzuriaga señaló que pese a que Arroyo cumplió presentaciones con la banda ecuatoriana por casi ocho meses, no pudieron grabar temas, "porque era artista exclusivo de Tito Puente". "Lo que sí pudimos grabar en nuestras memorias es la gran persona que fue Joe".