Increíble pero cierto, el pie es semejante a tu cuerpo en miniatura, como un mapa de él porque cada órgano tiene reflejos en estos órganos que nos sostienen.

En este concepto se basa la reflexología, una ciencia que ofrece muchos beneficios. “Para dar masajes de reflexología uno tiene que aprender diferentes técnicas de masaje, el de rotación, el de caminar con el pulgar, el de fricción, etc.”, explica la terapeuta holística Guadalupe Chávez, quien es experta en el tema.

La terapia consiste en darle masaje a todo el pie, primero adelante (empeine) y luego en las plantas.

Según Chávez, esta terapia ayuda a que el órgano, cuyos reflejos sensoriales terminan en el pie, trabaje mejor, se desinflame, se active, se recupere. “Es una terapia que ayuda a cualquier otro tipo de medicina porque los pies son los primeros depuradores del organismo”, menciona la especialista.

Publicidad

Es que todos los nervios de los órganos convergen en un punto específico del pie.

Por ejemplo, en la parte superior de los dedos se encuentran los reflejos del cerebro. Bajas y en el cuello de los dedos índice y medio encuentra el reflejo de los ojos y en los dedos anular y meñique está el reflejo de los oídos. En el dedo pulgar está el reflejo de la tiroides, la glándula pineal y de la hipófisis.

Debajo del dedo pulgar se localiza  el reflejo de los omóplatos, por eso cuando hay mucho dolor en este hueso se puede aplicar el masaje de tipo caminar con el pulgar.

Si hay dolor en el cuello se presiona en forma de pinzas en la parte central de los dedos.

Chávez agrega que el pie izquierdo tiene que ver mucho con todo lo que son las emociones y el pie derecho con todo lo biológico. Cuando uno empieza el trabajo de reflexología lo hace por el izquierdo.

Revela que un masaje de reflexología dura en total de media hora a 45 minutos. El primer paso es saludar  al pie con una frotación. La persona puede estar sentada o acostada, pero muy cómoda y relajada.

Publicidad

Es preferible que tenga lavados los pies o se haya bañado porque después de ocho horas recién podrá volver a mojárselos.

Con esta técnica se puede hacer tratamiento de diversas enfermedades de los nervios, problemas emocionales, síntomas de la menopausia, gripe, patologías hepáticas, estreñimiento, fiebre, flatulencias, migrañas, gota, enfocándose en cada  sección del pie.

Si la persona tiene alguna afectación o lesión en sus extremidades inferiores es preferible no tocarlo y optar por la reflexología en las manos.

La experta advierte que en niños menores de 11 años el masaje de reflexología debe ser sumamente suave porque hasta esa edad no tiene unidos todos los huesitos del pie. Una embarazada puede recibir esta terapia, pero en manos de un profesional, ya que un inexperto podría presionar y dañar al bebé.