Esta semana, unas 600 mil cajas de banano no podrán venderse al extranjero por falta de contratos entre los exportadores y los productores de la fruta. Esto equivale al embarque del 20% de los 140 exportadores registrados, según la Asociación de Exportadores de Banano.

A partir de hoy, según el Ministerio de Agricultura (Magap), se impedirá el embarque de los productos que no tengan contratos que aseguren tres puntos específicos: el pago de los $ 5,50 por cada caja, que esta cifra se cancele a través del Banco Central y que el documento tenga validez durante un año.

Rafael Guerrero, subsecretario de Agricultura del Litoral, indicó que este acuerdo entre exportadores y agricultores es obligatorio desde la aprobación del Código de la Producción, en noviembre pasado. Pero, recalcó que después de negociaciones se fijó como plazo hasta el 28 de febrero para aplicar estas reformas, tiempo que se extendió hasta la semana anterior.

Dentro de las modificaciones que se presentaron en el Código de la Producción se especifica que en los contratos firmados “(...) se respetarán las cláusulas que libre y voluntariamente pacten las partes (...)”.

Publicidad

Esa aclaración preocupa al sector productor, por considerar que deja espacio a negociaciones perjudiciales en temas como pagos diferenciales en época alta, la opción de vender sus productos en caso de excedentes de producción y las formas de compensación en el caso de una baja en la cosecha.

Andrés Lértora, vicepresidente de la Cámara de Productores Bananeros de Los Ríos, indicó que los contratos solo obligan a mantener el valor mínimo de sustentación, pero no regulan los beneficios que presentan las variaciones en el precio del mercado mundial.

Lértora dijo que bajo esos parámetros el productor siempre tendrían el mismo margen de ganancia, mientras el exportador tendría una utilidad mediada por el precio de la fruta.

Ante esto, el subsecretario afirmó que entre los planes del Ministerio está pedir el registro de los contratos entre los exportadores y los importadores extranjeros para evaluar que se mantenga una ganancia equitativa en la cadena productiva.

Según datos de la institución, el 70% de los exportadores tienen contratos cuyos precios no son estables en el año, es decir, tienen utilidades variables.

Lértora señaló que en su caso la negociación con su exportador anticipa que durante los meses de ganancias elevadas podría haber una bonificación de $ 1 más por caja. Sin embargo, esta clase de pactos no son formalizados ni propuestos por todos los exportadores.

Publicidad

Otro vacío, agregó, está al registrar una baja de producción que genere el incumplimiento del contrato, pues la aclaración de ese punto no está entre las exigencias de los contratos.

A estas preocupaciones se suma el no tener claro cuál es el procedimiento a realizarse si una hacienda tuviera una excedente de producción.

Eduardo Ledesma, presidente de la Asociación de Exportadores de Banano, dijo que hay dos formas de firmar los contratos: por la producción de toda la hacienda o en porcentajes.

En el caso de que una plantación tenga dos compradores y esta tenga un excedente que necesite, según Ledesma, el agricultor tendría que negociar con los exportadores y si ellos no quisieran comprar las cajas debería firmar otro contrato para exportar la fruta con una tercera empresa interesada.

Esta clase de problemas, agregó, deberán detectarse con el tiempo y sus normativas tratarse en reglamentos.

Ley de banano
Adjunta: El Código de la Producción agrega la obligación de firmar contratos en el artículo 10 de las Disposiciones Reformatorias. Esto modifica el sexto inciso del artículo uno de la Ley para Estimular y Controlar la Producción y Comercialización del Banano, Plátano del 2004.