Antonio Medrano
BABAHOYO.- Por gritarle "¡fascista!" al presidente Rafael Correa, Marcos Luis Sovenis Quinto dijo haber sido agredido violentamente por la Escolta Presidencial, el pasado viernes, a las 22:00, en las afueras de la Gobernación de Los Ríos.

Sovenis, de 31 años, cuenta que salió en su bicicleta al centro a comprar una pastilla para su papá y, al regresar, pasó por la Gobernación y se topó cuando salía el presidente de la República, Rafael Correa, con dirección hacia el hospital Martín Icaza, tomando la vía del malecón.

Al pasar el vehículo que llevaba al presidente, él le saludó diciéndole "¡fascista!" y en pocos segundos se vio rodeado de la Escolta Presidencial -todos militares.

Según relató Sovenis, miembros de la Escolta lo arrastraron hacia el balde de una camioneta doble cabina color blanco, lo tiraron al piso y le golpearon en la cabeza, espalda, cuello y abdomen, a la altura del hígado.

"Me dejaron sin respiración por unos segundos, de ahí trataron de meterme preso en la cárcel, pero no pudieron porque los policías les dijeron que tiene que haber un parte policial y una orden de detención", contó.

Francisco Parra, guardia del centro de rehabilitación, dijo que no se podía meter preso al ciudadano que traían los militares porque no había ninguna orden, por lo que fue dejado libre.

Sovenis señaló que esa noche tuvo dolores de cabeza y le dio vómito, por lo que lo llevaron a un hospital, donde solo le dieron una pastilla para las náuseas y le pusieron una inyección para el dolor, sin examinarle los golpes.

Su madre, Juana Quinto, de 62 años, está preocupada por los golpes que recibió Sovenis en la cabeza. "Hasta su bicicleta se le perdió, y encima está golpeado y sin dinero", señaló.

Correa estuvo el pasado viernes en esa provincia, donde recorrió Vinces, Urdaneta y Babahoyo.