No recupero mi cuenta de hotmail, pero l (en) fb (facebook) encontré una alternativa, sin embargo no puedo asegurarles que no volverá a pasar, pues hay gente vaga y mala que hace cosas por afectarnos a los que no opinamos igual.... Así dice un mensaje que el pasado 27 de diciembre la asambleísta María Cristina Kronfle, de Madera de Guerrero, envió a sus contactos en Facebook. La razón: su cuenta de correo electrónico ¬lo denunció al día siguiente en la Fiscalía del Guayas¬ había sido clonada, para ¬de ahí¬ enviar varios mensajes obscenos y agresivos, e incluso fotografías privadas de la afectada.

Exactamente un mes después, el pasado miércoles, un equipo policial del Guayas, liderado por la fiscal Patricia Morejón, de la Unidad de Delitos Informáticos y Telecomunicaciones, llegó a la parroquia Sangolquí, en Pichincha, donde se allanó el domicilio de Fabricio Andrés Zules Acosta, a quien las autoridades consideran uno de los principales sospechosos de aquel ilícito.

Según información de la fiscal responsable de la investigación, las indagaciones preliminares determinan que para clonar las cuentas de la asambleísta se utilizaron tres computadoras (dos laptops y una PC) cuyos IP (Internet Protocol, código de identificación) coinciden con los que se usaban en el domicilio de Zules. Dos fueron incautadas tras el operativo policial del miércoles, restaba una laptop que el sospechoso tenía consigo ese día.

Zules, quien ha sido llamado a rendir una declaración voluntaria el próximo miércoles en la Fiscalía del Guayas, es egresado de Ingeniería en Sistemas Informáticos y de Computación de la Escuela Politécnica Nacional; posee conocimientos de auditoría y evaluación de sistemas y migración de software, domina lenguajes de programación, tiene conocimiento de DBMS (sistemas de gestión de bases de datos), administración de Sistemas Operativos y servicios de red.

Publicidad

Hoy, un poco más tranquila, después de lo que ella considera el peor mes que ha vivido, porque el hacker le hizo mucho daño a su imagen de mujer y de asambleísta, Kronfle manifiesta que espera que la investigación encuentre al responsable y se sentencie este ilícito. “Emitió varios comentarios que van en contra de todos mis principios morales, legales y constitucionales como mujer y con la dignidad que ostento”, expresa.

Ella está convencida “de que es gente que dice ser socialista-correísta que lleva mal el título. Yo tengo amistad con gente del Gobierno y nunca esperé que un delincuente cibernético que suplantó mi identidad me diga que soy ‘peón de la oligarquía y una rata de oposición’. Rotundamente, quien sea, tiene un grave shock ideológico que lo está llevando al delito”, asevera.

E.J., quien por seguridad prefiere proteger su identidad, fue señalado por varios consultados por este Diario que han sufrido el ‘hackeo’ de sus cuentas de correo electrónico, como la persona que originalmente habría detectado las acciones de Zules. Cuenta que se creó un perfil falso para tener un acercamiento con aquel joven, después de que unas amigas del Facebook le comentaron que estaban recibiendo mensajes con léxico extremadamente vulgar de una persona con esa identidad.

“Sus ataques eran extremos, escribía a las chicas como si ellas fueran prostitutas, hacía cosas espantosas contra las mujeres, sobre todo si opinaban contra el Gobierno. Por eso busqué acercarme a él con un perfil en el que me hacía pasar como un partidario del presidente (Rafael) Correa; mantuvimos conversaciones al menos por un mes y medio, y en diciembre pasado recién descubrí quién era él...”, comenta este guayaquileño.

Otros casos de supuestos atentados provocados por hackers en el país ya se han registrado. Una de las primeras que dijo haber sido afectada fue la exasambleísta de la Constituyente María Cristina Reyes (Madera de Guerrero), quien denunció el hecho en la Fiscalía.

Otro asambleísta que hizo público su caso tras haber sido víctima de un hacker es César Montúfar, de Concertación Nacional. En diciembre pasado dijo que su cuenta de Facebook había sido clonada. Coidearios del asambleísta dieron tres nombres de sospechosos, uno era Zules.

Publicidad

Carlos Andrés Vera, hijo del activista político Carlos Vera (quien lidera la recolección de firmas para la revocatoria de mandato del Presidente), escribió el 12 de enero pasado en su blog (polificcion.wordpress.com) un artículo titulado ‘¡Ridículos!’, en el que refiere lo que son los trolls (persona que provoca intencionadamente a los usuarios o lectores), hackers y los que él llama “burócratas de la web”, que cree “han insultado o intimidado a suficiente gente, amenazado a demasiadas personas...”.

En su artículo cuenta que conoció a Zules “hace más de un año, cuando empezó a llenar el muro del grupo de apoyo a Carlos Vera de cientos de mensajes. No todos insultantes, pero desvirtuando completamente la intención del grupo (reunir gente que apoya a CV, no atacarlo)...

“La última vez que vi usar su perfil fue en el muro del grupo de apoyo a Alejandra Cevallos (quien enfrenta un juicio por irrumpir en Ecuador TV el 30-S), en octubre pasado. Zules la insultaba en términos... que merecen los cargos de acoso sexual e injuria calumniosa”.

“Hay gente que trabaja tiempo completo para el Gobierno haciendo daño a sus opositores y a quien opina diferente”, dice ahora Carlos Andrés, quien también dijo en su artículo “que funcionarios de la Presidencia están ‘troleando’, usando su identidad”. Al primero en descubrir fue a Roberto Wohlgemuth (@mashiroberto) quien, según afirma Vera en su propio perfil de Twitter, dice que trabaja en el Ejecutivo; el otro es Santy Solórzano (@cruzcelta), quien, asegura Vera, maneja una cuenta de la Presidencia en Twitter. Ambos, cree, reaccionan contra él cada vez que comenta contra el Gobierno. Al igual que @lolacienfuegos.

El mismo día de ese artículo, el secretario de Comunicación de la Administración, Fernando Alvarado, escribió en su blog (fernandoalvaradoespinel.com) un artículo titulado ‘El hijo de Carlos Vera’, en el que dice: “En cierta medida, puedo entender su acción difamatoria (la de Carlos Andrés), dadas las profundas diferencias políticas que tenemos con su padre y su posible frustración por la evidente relación que demostramos entre su padre y quienes irrumpieron violentamente en las instalaciones de EcuadorTV el 30-S”.