Juan Bosco Zambrano
BAHÍA DE CARÁQUEZ, Manabí.- La agitación del mar por efecto del reciente aguaje causó el domingo pasado una inundación inusual en esta ciudad. El nivel del mar subió y las olas desbordaron el malecón, inundando hasta ocho cuadras al interior de la cabecera cantonal de Sucre, lo que sorprendió a habitantes y turistas. Pero también averió la rampa o atracadero del muelle municipal, que perdió tablas y partes metálicas.

Ayer, el episodio se repitió pasadas las 17:30 con el choque de las olas contra el malecón, lo que apuró a los bañistas a salir del agua; pero luego se quedaron a ver el "espectáculo". Algunos se tomaron fotos, pero las olas traían piedras. Una le causó un corte en el cuero cabelludo a un menor de 11 años.

El domingo, el embate de las olas empezó pasadas las 16:00 y casi vira la panga en la cual José Falcones dirigía un paseo turístico. "Gracias a Dios pudimos atracar en San Vicente", expresó el hombre.

Jaime Álava, habitante de la zona norte de Bahía de Caráquez, dijo que nunca antes había visto golpear con tanta fuerza las olas contra el malecón.

Publicidad

No obstante, el Comité de Operaciones Emergente (COE) de Sucre permanece en alerta hasta que cese la agitación, que se activa por las tardes por el movimiento de la marea.

Según la Capitanía de Bahía de Caráquez, que no recibió reportes de personas heridas, continuará máximo hasta hoy.

Por los daños en la rampa o atracadero, los desembarques y embarques se realizan en el antiguo muelle de Bahía. En tanto, técnicos del Municipio realizan las reparaciones del caso.

En Bahía de Caráquez el exceso de agua desbordó algunas alcantarillas y trajo suciedad a las calles por la cantidad de lechuguines y conchillas.

Según voceros municipales, también provocó el desnivel de algunas calles de la ciudad.

El alcalde de Sucre, Carlos Mendoza, sostuvo que las olas ingresaron por la avenida Bolívar al interior de la ciudad, avanzando cerca de ocho cuadras. "El agua descendía por la parte baja y por el sistema de alcantarillado pluvial", contó.

El deseo de ver la fuerza de la naturaleza congregó a muchos, que vieron los golpes de las olas contra el muro en el malecón de Bahía", refirió Mendoza.

La Capitanía informó que el domingo pasado hubo vientos fuertes, lo que fue un aporte para que las olas alcancen más altura. El Instituto Oceanográfico de la Armada anunció sobre un periodo de aguaje del jueves al sábado pasado con olas de hasta 2,2 metros, pero advirtió que luego de ello llegarían olas provenientes del norte que mantendrían agitado el mar.

Otros balnearios
En tanto, en otras ciudades costeras como Salinas (Santa Elena) o Playas (Guayas), cuyas playas recibieron cientos de turistas el fin de semana, no hubo reportes de que la agitación marina esté en condiciones inusuales.