Eran las 10:40 del pasado martes. La hora aguardaba una sorpresa para los 50 niños de la escuela Nº 3 Jaime Roldós Aguilera, de la isla Santay. Un grupo que vestía camisetas rojas llegaba al lugar con varias cajas de cartón. Era un equipo de la Alianza Francesa que arribaba a la escuela de la isla para llevarles un regalo de Navidad: una donación de 631 libros de literatura infantil.

Esta colaboración se cumple luego de que la Alianza Francesa impulsara hace cerca de un mes un proyecto de recaudación de libros en beneficio de los niños de la única escuela de la Santay. La francesa Véronique Gervais, directora de la institución educativa-cultural en Guayaquil, pensó en gestar este plan en vista de que la entidad de educación básica carecía entonces de una biblioteca.

Al ver llegar el bote, algunos habitantes de la isla ofrecieron su ayuda para movilizar los materiales donados, entre ellos tres estantes de color verde para ubicar los libros. En los rostros de los menores se dibujó una sonrisa de gratitud. A partir de ese día, martes, ellos contarían con nuevas historias para leer y compartir.

“Acá se lee poco porque no hay qué leer (...). Me siento alegre porque al fin vamos a tener libros muy divertidos, que nos entretengan y a la vez eduquen”, indicó Juan Carlos Domínguez, el abanderado de la escuela isleña.

Publicidad

Los estudiantes dejaron por un momento las aulas y se apostaron en el centro de su escuela —cuyas paredes y pisos son de madera— para recibir la donación con una pequeña ceremonia.

Los estudiantes amenizaron la jornada al bailar Chica linda. Lo hacían con temor ante los asistentes, pero los aplausos que recibieron los alentaron hasta el final de la canción.

La emoción también embargó a Ena Gomero, directora de la escuela Jaime Roldós Aguilera. “Estoy asombrada por la predisposición de la Alianza Francesa, al apoyarnos con estos libros y por eso hay mucha gratitud”, expresó la maestra.

Para Gervais, en cambio, este tipo de aportes es un compromiso de la Alianza con la sociedad. “Me gustaría que en la escuela haya un sistema de préstamos de libros, para que los niños puedan tener algunos ejemplares durante vacaciones, como ahora en Navidad o cuando terminen el año (lectivo)”, manifestó.

Publicidad

Aunque esta fue la segunda ocasión que la Alianza Francesa realizó una actividad en este sector, la directora afirmó que en el futuro prevé realizar talleres, como de animación a la lectura, dirigidos a los padres de los escolares.

“Ellos son parte indispensable en la formación de los niños. Deben motivarlos a la lectura y qué mejor forma que leer junto a ellos”, explica Gervais.

Eran las 11:50. Maestros, padres y alumnos dejaban todo en su sitio, incluida la reciente biblioteca, para volver al día siguiente y comenzar a disfrutar de las interesantes historias escritas en las páginas de sus nuevos libros. “La lectura es una ventana mágica para descubrir otros mundos”, según Gervais.