Los representantes indígenas de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) resolvieron ayer no reanudar los diálogos con el régimen de Rafael Correa.

Los dirigentes de las tres regionales de la Sierra, Costa y Amazonía se reunieron en una asamblea extraordinaria para discutir una posición nacional frente a la coyuntura política y el gobierno.

Desde las primeras intervenciones de los líderes, que se extendieron durante toda la tarde, se notó la intención de no formar parte de las mesas de diálogo porque persiste la crítica sobre las acciones que el Gobierno ha tomado en contra del movimiento indígena. Cerca de las 18:00 lo oficializaron en una resolución.

Esto implicaría que la acción de este sector se centraría en dos aspectos: Desarrollar una política dirigida al trabajo en la Asamblea Nacional e impulsar la movilización en cada una de las provincias.

Publicidad

Marlon Santi, presidente de la Conaie que dejará el cargo en enero próximo, anunció que se estaría preparando una movilización en contra de la Ley de Educación General, principalmente por el tema de la educación intercultural bilingüe.

Luis Contento, a nombre de la Ecuarunari, planteó que su organización se ratifica en su política, ya que no hay las garantías por parte del régimen y se continúa aplicando la misma política de los anteriores gobiernos, por lo cual proponen seguir impulsando la construcción de un estado plurinacional basado en tres ejes principales: la pluriculturalidad, derechos colectivos y la defensa de los recursos naturales; ya que el Gobierno –asegura– “aún no entiende la propuesta indígena de la defensa del Sumak Kawsay (el buen vivir)”.

Antes de esta cita se realizaron reuniones en cada una de las federaciones regionales para formular propuestas de resoluciones que fueron expuestas en la asamblea por cada representante.

Santi confirmó que la reunión emergente se convocó porque la Secretaría de los Pueblos del régimen emprendió un acercamiento con las bases indígenas. “Lo que pretende (el oficialismo) es romper con la unidad del movimiento, y eso no lo podemos permitir”, expresó.

Reconoció que sí hay federaciones y organizaciones interesadas en dialogar con el gobierno. Incluso hace un mes, el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, se reunió con la dirigencia, por delegación del Ejecutivo, para actuar como mediador y retomar las conversaciones rotas desde octubre del año pasado.

Entonces se expusieron tres puntos por resolverse antes de ello: revisión de los decretos de las instituciones indígenas que desaparecen la autonomía y jurisdicción de la educación bilingüe e instituciones como el Consejo de Desarrollo de los Pueblos y Nacionalidades (Codenpe), Fondo de Desarrollo de los Pueblos (Fodepi) y Salud Indígena; revisión de las leyes como de Minería, Hidrocarburos, y de Soberanía Alimentaria.

Publicidad

Además piden que se suspendan las 72 demandas y juicios por terrorismo y sabotaje contra la dirigencia. “Si el Gobierno quiere dialogar, hay muchas cosas que tratar primero y subsanar las heridas que ha causado a las organizaciones indígenas, eso no es tan fácil de olvidar”, agregó el presidente de la Ecuarunari, Delfín Tenesaca.

Explicó que la política del régimen “es acabar con la Conaie”, por eso deben analizar bien la posición que tomarán.

Descontento: Con el régimen
Marlon Santi
Presidente de la Conaie
“Lo que pretende el Gobierno, a través de sus dádivas que ofrece a las bases, es dividir al movimiento indígena”.

Luis Contento
Miembro de Ecuarunari
“No hay garantías para volver al diálogo por parte del régimen, que sigue haciendo lo mismo que otros gobiernos”.