AFP
PARÍS, Francia.- El síndrome de Down es el protagonista principal de la película española dirigida por dos debutantes realizadores, Antonio Naharro y Álvaro Pastor, y que se estrenará en julio en Francia y "próximamente" en América Latina.

Yo, también, que fue una de las películas ganadoras en el pasado Festival de San Sebastián, cuenta la historia de Daniel, un joven de 34 años, que es el primer europeo con síndrome de Down que ha obtenido un título universitario.

Daniel -interpretado por Pablo Pineda, que ganó en San Sebastián la Concha de Plata a mejor actor-, empieza a trabajar en una oficina en Sevilla, y se enamora de Laura, una compañera de trabajo encarnada por Lola Dueñas, que recibió la Concha de Plata a mejor actriz en ese certamen.

Interrogados por la AFP cuál fue su motivación para darle el protagonismo a un personaje afectado con el síndrome de Down -un tema que nunca o muy rara vez ha sido tratado en un filme de ficción-, Naharro y Pastor admitieron que había sido muy difícil, pero que el tema les encantaba.

Publicidad

"Tuvimos muchísimos problemas para hallar financiamiento, todos nos dijeron que esto no era comercial, que no le interesaba al público". Pero nos empecinamos porque "es un tema maravilloso", dijeron los jóvenes cineastas, hablando casi de una sola voz.

Una de las razones, pero no la única, fue que la hermana de Antonio Naharro tiene el síndrome de Down.

"La actriz que hace de Luisa (una de las chicas de la película) es mi hermana", dijo Naharro. "Pero el tema de la incapacidad y de los handicaps en la vida, así como los momentos de crecer o estancarte en la vida, están a la orden del día, y nos interesan mucho", dijo.

"Pero no sólo la incapacidad, pueden ser también otros temas duros que no tienen por ser un desastre. Son cosas de la vida, la vida es así, tiene tanto dolor como alegría. Y lo que que hacemos de nuestras vidas es ya cosa de uno", dijo Pastor.

Publicidad

"Nos gusta tratar los temas con humor. Incluso en las situaciones más horribles, te puedes reír. Porque si no, no sobrevives", agregó.

Los dos cineastas adelantaron que las dificultades no los han desalentado para lanzarse en otros proyectos difíciles. "Nuestro próximo proyecto es también un tema que cualquier productor español dirá que es imposible de vender. Pero es muy divertido", contaron, entre risas.

Se congratularon de pese a lo difícil del tema, a la película le va muy bien en el mundo entero. "Ha sido vendida prácticamente en toda Europa, menos en el norte. Y en América Latina ha sido comprada en Colombia, México y Ecuador, y está a punto de venderse en Argentina y en Estados Unidos.

"Y acabamos de enterarnos que la van a comprar en la India, y que en Corea del Sur y en Japón están cerrando el trato", se exclamó Pastor, señalando que en España no le ha ido tan bien como esperaban.

Publicidad

"En España estamos invadidos por el cine estadounidense y abandonados a nuestra propia suerte, sin ninguna protección. No es como en Francia, donde el cine francés tiene cuota de pantalla", se quejó. "Aquí nos toca buscarnos la vida con los distribuidores, no te ayuda nadie", agregó.

Los cineastas subrayaron asimismo en la entrevista algunas diferencias entre países europeos en el tratamiento de las personas con síndrome de Down.

"El modelo educativo de España, con el de Italia, es yo creo, de los más avanzados de Europa, dijo Naharro.

"En España hay escuelas especiales, pero hay más escuelas de integración, donde se mezclan personas con Down con las personas que no lo tienen. Mi hermana fue a unas de esas escuelas", agregó, señalando que Andalucía (sur), donde transcurre el filme, es una región muy adelantada en ese terreno.

Publicidad

El personaje de la película, Pablo, es claramente muy especial. "Fue el primer chico europeo que fue a un colegio normal, porque se empeñó. Ahora, da conferencias en toda Europa para explicar ese modelo educativo".

Pastor recalcó que está harto de oír que el síndrome de Down es un drama. "Y yo por mi vivencia sé que es todo lo contrario: que es divertido y además incluso estéticamente atractivo. Y también comercial".

Naharro recordó también que habían "callado a algunos productores cuando les hemos dicho que nosotros hemos realizado un corto metraje cuya protagonista es una chica con síndrome de Down, que ha ganado 45 premios nacionales e internacionales. Y que estamos viviendo de este corto durante un año".