“Un tema que se relaciona con nuestra actualidad del indiscriminado derroche de los recursos no renovables de la Tierra”. Con este texto inscrito en una invitación, el diseñador alemán Peter Mussfeldt, radicado en Guayaquil, justifica el nombre de su nueva exposición, titulada Hombre planta.

La inauguración se cumple esta noche, a las 19:30, en la galería Patricia Meier Arte Cultura Diseño, ubicada en el Samborondón Business Center, LB4, local 5, bloque B, en el km 1,5 de la vía a Samborondón.

La exhibición cuenta con 20 dibujos de pequeño y mediano formatos, elaborados con bolígrafo negro sobre cartulina de 120 o 140 gramos, que abordan “la problemática de vivir en una época en la que hay poco control y derroche de recursos que son fundamentales para la existencia del hombre”, comenta Mussfeldt.

En su conjunto de obras el diseñador alemán apunta a una transformación inevitable a largo plazo del hombre a hombre planta, “porque necesitaremos de dos elementos: agua y aire, los cuales el hombre está contaminando y pese a que conoce el daño grave que se le está causando al planeta se continúa con la degradación del sistema ecológico”.

Publicidad

Mussfeldt presenta en su propuesta artística una conversión necesaria de sobrevivencia. Él dice que le preocupa que no haya un movimiento eficaz y eficiente que explique a las personas en el mundo sobre el cuidado que hay que tener con la naturaleza. Además considera que la gente mira con tranquilidad la posibilidad de que la Tierra se acabe pronto por contaminar el ambiente.

Para plantear su hipótesis a través de la serie de dibujos, el diseñador alemán se basó en la observación que hizo de las orquídeas que mantiene en su casa de Playas. “Yo las veía cómo sus tentáculos se abren para encontrar el aire y el agua necesarias para vivir, entonces pensé que en algún momento el hombre también buscará la forma de mantenerse a salvo porque le hará falta lo mismo que él está acabando y lo que hará es mutar en otro ser vivo”, acota.

Hombre planta es la segunda exposición en la cual Mussfeldt aborda el daño que se hace el hombre. La anterior fue en Guayaquil y también la llevó a Cuenca.

A más de diseñador, Mussfeldt es publicista, pintor, grabador y serigrafista. Nació en Berlín en 1938. Llegó en 1962 a Ecuador para visitar a su amigo ecuatoriano-alemán Mario Müller, quien estudió con él en su tierra natal y como le gustó mucho la capital decidió quedarse.

En noviembre de ese año se trasladó a Guayaquil donde fijó su residencia para trabajar en la agencia de publicidad Norlop. Ha ejercido la docencia en establecimientos de enseñanza media y superior.

Se involucró en la creación de series de soles y pájaros en tapices que se han expuesto en Ecuador, Colombia y Estados Unidos. También creó la línea de camisetas con imágenes de las islas Galápagos. Posee su estudio de Diseño Gráfico y Comunicación llamado Versus.