En nuestro medio usamos muy poco las hierbas frescas y solamente tenemos  el cilantro (hierbita), perejil plano, perejil rizado, el cebollino, albahaca, hierba buena.

Sin embargo si uno busca un poco más es muy fácil encontrar estragón fresco, hierba luisa, menta, albahaca  morada, perifolio, salvia, orégano.
A continuación algunos ejemplos para el óptimo uso de estas hierbas: Cilantro: Seco de chivo.

Perejil: pescado con salsa de mantequilla derretida al limón.
Perejil rizado: mantequilla de escargots a la Bourguignon.
Cebollino: en ensaladas con rúcula.

Albahaca: el pesto.
Hierba buena: en mousse de frutas.
Menta: Mojito.
Estragón: salsa bearnesa.
Hierba luisa: infusión y caldo de pescados.
Albahaca morada: carne de ternera lechal.
Perifolio: Seguramente una de mis preferidas en caldo y consomé.
Salvia: Cerdo asado.

Orégano: Salsa de tomates frescos.
Obviamente estos son solamente ejemplos del uso que se puede dar a las hierbas aromáticas, como sabrán, sus combinaciones son infinitas y a veces sorprendentes.