El manejo del fideicomiso que administrará los fondos fue una causa del fracaso de las negociaciones para dejar el petróleo bajo tierra en el Yasuní.

Un nuevo oleoducto de 18 km construye Petroamazonas desde el sector Dumbique (Sucumbíos), por donde pasa el Oleoducto de Crudos Pesados, hasta el campo Edén Yuturi (Orellana), en las inmediaciones del Parque Nacional Yasuní.

Autoridades de Orellana y dirigentes comunitarios dicen que estos y otros trabajos que ejecuta Petroamazonas, empresa creada por Petroecuador en mayo del 2008,  constituyen la infraestructura previa para la explotación del bloque ITT.

Esta realidad se presenta en momentos polémicos de la llamada iniciativa Yasuní, mediante la cual el país plantea dejar el crudo en tierra a cambio de una compensación económica. El presidente Rafael Correa criticó las negociaciones, lo que derivó en la dimisión de tres comisionados y la integración de otro grupo.

Publicidad

Documentos de Petroecuador, a los que accedió este Diario, demuestran que el plan B, de explotación, está muy avanzado. Un informe señala que el crudo del ITT se transportará por un tubo que saldrá a Edén Yuturi (hacia donde va el oleoducto en construcción). Se indica que se perforarán 113 pozos de producción y 20 pozos de reinyección,  desde 7 plataformas.

Mientras Comisión ITT recorría países, acá rondaba la extracción
Hace más de un año, Petroamazonas, empresa estatal, comenzó tareas en los sectores aledaños al ITT. Hoy, maquinaria construye un nuevo oleoducto hasta el campo Edén Yuturi, contemplado en un plan de extracción del crudo del Yasuní.

La selva  verde, oscura, espesa, sufre una rasgadura más en la provincia de Orellana. Es devorada por grandes tractores de oruga, por retroexcavadoras y otras máquinas que van abriendo un camino hacia la entraña biodiversa.

La trocha, de casi diez metros de ancho, servirá para que en el suelo arcilloso se entierre una tubería por donde circulará, ardiente, el petróleo, el codiciado oro negro de la Amazonía.

El escenario es la comunidad Edén; está a cuatro horas y media de Coca, en lancha rápida por el río Napo,  zona aledaña al Parque Nacional Yasuní, reconocido por la Unesco como Reserva de la Biósfera. Las obras se ejecutan en momentos en que la iniciativa Yasuní, de dejar en tierra el petróleo del campo ITT (por los nombres de tres sectores: Ishpingo, Tiputini, Tambococha), está envuelta en una polémica que deja la  dimisión de tres funcionarios del gobierno de Rafael Correa, entre ellos, el ex canciller Fander Falconí.

El presidente Correa desechó un mecanismo de apoyo internacional para no explotar el ITT, porque ponía condiciones “inaceptables para la soberanía nacional”. Señaló, hace dos semanas, que en el mes de junio próximo se iniciaría la licitación para sacar el crudo de la zona considerada  como la más megadiversa del planeta, aunque el viernes se reconformó la comisión encargada de promover la iniciativa de no explotar.

Publicidad

Pero en el sector aledaño al ITT, comuneros y autoridades aseguran que los trabajos previos se vienen dando desde el año pasado. “La infraestructura que se está montando en este momento es justamente para ir buscando ya el mecanismo de explotación del ITT. No nos queda la menor duda; esas intenciones las podemos ver en función de las actividades que se desarrollan en la zona”, señala Enrique Morales, director de Ambiente del Gobierno Provincial de Orellana.

En los sectores de Terere (lado izquierdo del río Napo) y Edén (ribera derecha), maquinaria pesada abre desde hace casi dos meses el camino para la instalación de un nuevo oleoducto  desde el sitio Dumbique, por donde cruza el OCP (Oleoducto de Crudos Pesados), hasta el campo Edén Yuturi, parte del denominado Bloque 15, distante a unos 30 km en línea recta del límite del  Bloque ITT.

Los trabajos fueron contratados por Petroamazonas, creada por Petroecuador el 29 de mayo del 2008 para administrar y operar el Bloque 15 que dejó la estadounidense Occidental, cuya adjudicación se revertió al Estado. La maquinaria llega en barcazas por el río Napo.

Petroamazonas también está encargada, desde diciembre del 2008, del manejo del Bloque 31, que colinda con el 15 y se adentra en una parte en la reserva del Yasuní hasta limitar con el ITT. En el 31 trabajó Petrobras, expulsada por el actual Gobierno, y que dejó un campamento, una vía de 16 km que llega al corazón del Yasuní y dos plataformas listas para operar los pozos Apaika y Nenke. También están listos los diseños y la tubería para un oleoducto que llegará a Edén.

En Terere, comunidad de la parroquia Pañacocha (Sucumbíos), Petroamazonas construye un campamento donde laboran alrededor de 200 hombres y maquinaria, según un funcionario operativo que dice no estar autorizado a dar declaraciones. Desde este sector hasta Dumbique, el oleoducto tendrá una extensión de 8,5 km. Del otro lado del río hasta Edén, 9,5 km.

Paralelamente, Petroamazonas también alista la explotación del campo Pañacocha, que Occidental no operó por considerarlo no rentable. Morales cita informes técnicos y señala que el petróleo de Pañacocha y Edén Yuturi, considerado liviano (de 23 grados API), serviría para mezclar con el crudo extrapesado (30 API) del ITT, a bombearse por el nuevo oleoducto.

Los trabajos del ducto y de prospección 3D en Pañacocha se ejecutan, según un documento de Petroamazonas, una vez cumplidos los procesos de consulta y participación ciudadana, estipulados en la Constitución. Sin embargo, pobladores y dirigentes se muestran inconformes e incluso han presentado demandas en la Corte de Nueva Loja para pedir respeto a la propiedad privada e indemnizaciones por supuestos daños.

 Mauro Gutiérrez, de la comunidad Chiroisla, que inicialmente se resistió al ingreso de Petrobras al Bloque 31, reclama porque no se los toma en cuenta. “Recién nos enteramos que aquí está Petroamazonas. Nunca se han acercado a dialogar con nosotros. Una vez que ellos operen, contaminarán y nadie hará nada, porque dicen que es empresa del Estado. Por lo menos la extranjera era estricta”, afirma.

Antonio Sharup es shuar; labora como médico rural en Chiroisla, cabecera de la parroquia Augusto Rivadeneira, de 880 habitantes. “La Constitución dice que deben venir a conversar con el pueblo que vive acá. Ya están hablando de entrar al ITT y ni siquiera se acuerdan de venir. Si no se respeta a la gente de acá, esta gente reaccionará”, añade.

El ‘Plan B’ es el ‘Plan A’
Las sospechas de los comuneros toman forma de realidad cuando se revisan documentos oficiales. Aunque el Gobierno asegura que su prioridad es mantener el crudo bajo tierra, estos  papeles muestran que la alternativa de la extracción siempre ha estado presente e, incluso, más adelantada. En otras palabras, el llamado Plan B,  de explotar el crudo,  en realidad era  el Plan A y que,  mientras el equipo que impulsaba la Iniciativa ITT recorría   diferentes países en busca de financiamiento,   en Ecuador   se abonaba el terreno para la explotación.

Petroecuador, a través de  un  documento de 37 páginas  presentado  a diferentes autoridades en abril del 2009 y al que accedió este Diario, señala que el desarrollo y producción del bloque ITT requiere una inversión de   $ 3.500 millones.   El costo de operación   sería de $   12,32 por barril con un precio de venta  de $ 55. El tiempo de producción se fijó entre 22 y 25 años.

Entre las principales características de lo que la petrolera estatal  llama “desarrollo total de los campos ITT” se incluye la perforación de 113 pozos de producción y 20 pozos de reinyección,  desde 7 plataformas que agrupan entre 13 y 26 pozos. 

Según este documento de Petroecuador, se explotará el   campo en dos etapas. La primera fase, llamada de “producción temprana” (en los campos del norte Tambococha y Tiputini), se concretará a través de la perforación de 44 pozos de producción, desde 3 plataformas, para extraer   33 millones de barriles. 

Estos, según el proyecto, serán mezclados con el crudo liviano de Edén Yuturi, para facilitar su transporte a Balao (Esmeraldas) a través del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP).   El documento incluye un mapa en el que se resalta que el destino final del crudo del ITT será la Refinería del Pacífico, en Manabí.

Aunque el proyecto  de conservación del Yasuní  se presenta públicamente  en Carondelet  el 5 de junio del 2007 (Alberto Acosta hablaba ya del tema en  la campaña del 2006), tres meses antes ya se habían dado pasos justo en el sentido contrario.

El 18 de marzo de ese mismo año, Petroecuador, Sinopec  (China), ENAP (Chile) y Petrobras (Brasil) firman  un memorándum de entendimiento para   “el desarrollo y producción” de los campos petroleros del ITT.

En los antecedentes se señala que, a través de una carta enviada por las tres empresas extranjeras el 8 de febrero del 2007, se manifestó la  intención de participar en el proyecto ITT y que, por ello, estas pidieron información actualizada sobre el bloque para presentar una propuesta.

En la tercera cláusula se establece  que las tres compañías  firmarán  un convenio para regular su relación y se añade que, de mutuo consentimiento, las partes  podrán acordar que se eliminen o se aumenten otras fases.

El 11 de junio del 2007, seis días después de presentar el proyecto, el entonces presidente ejecutivo de Petroecuador,  Carlos Pareja Yanuzelli,  pide al secretario jurídico de la Presidencia,  Alexis Mera,  que se “corrijan”  las coordenadas  de la Zona Intangible, donde se prohíbe todo tipo de actividad de extracción para  proteger a  los  tagaeri,  taromenane y otros grupos tribales que están en aislamiento voluntario en aquella zona.

A través del oficio 269-PRO-A-2007 le solicita que “las plataformas existentes de los pozos Ishpingo 1 y 3 queden fuera de los límites de la Zona Intangible”. Allí se explica: “De mantenerse esta delimitación conllevaría al Estado ecuatoriano a construir una nueva plataforma, fuera de la zona delimitada como intangible, para la perforación de pozos en la zona sur”.

En las sesiones
En la reunión del directorio de Petroecuador del 19 de mayo del 2008 ¬en la que participaron Correa y el  ex canciller Fander Falconí¬  se decidió que, si hasta octubre de ese año  no se concretaba la iniciativa, se tengan listas las bases de licitación internacional y permisos ambientales para  explotar el ITT a través de un contrato de servicios específicos. Es lo que consta en  el punto 6 de la  resolución 044.

Además se acordó que, para la siguiente reunión, el grupo de trabajo del ITT en Petroproducción  “efectúe una presentación sobre el estado de los trámites, a efectos de iniciar la producción temprana de estos campos”.

En la siguiente  sesión, del 10 de junio del 2008, ya se habló de “quitarle” una T al bloque ITT.   Galo Chiriboga, entonces ministro de Minas y Petróleos, encabezaba la reunión y en ella  se discutía  explotar Tiputini, ubicado al norte del bloque, justo en el borde exterior del Parque Nacional Yasuní (ver el gráfico).

“Un poco lo que decía Raúl (Sagasti, ex ministro de Industrias) es:  el ITT, como en un todo, está en un proceso de dejarlo en tierra, pero la última, el Tiputini, esa podría ya empezar a procesarse ahora (...). Está claro que esa parte puede ser afuera  (de la   iniciativa ITT)”, dijo en esa   sesión el entonces ministro de Finanzas, Fausto Ortiz.

A esto, Galo Chiriboga respondió: “Así es y es más, yo creo que esa es una alternativa al ver que no se consiguieron (los recursos para dejar el petróleo bajo tierra). No vamos a sacar toda la T, sino solo esta última T con esta producción temprana”.

José Luis Ziritt, que en este entonces participaba en la reunión como delegado de Correa en el directorio de Petroecuador, incluso habló de tiempos para la explotación. “Ahorita habría facilidades para sacar el  ITT rápidamente. Rápidamente estamos hablando de dos, tres años. No  este año (2008). Tiputini saldrá dentro de dos o tres años. Habría que perforar pozos”.