El rock de Charly García se vive hoy en Guayaquil

El cantante  argentino a su llegada al aeropuerto de Guayaquil, el martes pasado. Charly García y Carlos  Alfaro Moreno (c) en la cancha de la academia del ex futbolista, junto con los colaboradores del músico.
El cantante  argentino a su llegada al aeropuerto de Guayaquil, el martes pasado.
El cantante argentino a su llegada al aeropuerto de Guayaquil, el martes pasado.
Charly García y Carlos  Alfaro Moreno (c) en la cancha de la academia del ex futbolista, junto con los colaboradores del músico.
Charly García y Carlos Alfaro Moreno (c) en la cancha de la academia del ex futbolista, junto con los colaboradores del músico.
26 de Noviembre, 2009
26 Nov 2009

En un vuelo  proveniente de Quito, el argentino Charly García llegó a Guayaquil a las 14:30 del martes. Fue asediado por decenas de fanáticos, periodistas y fotógrafos, pero en su cara solo hubo sonrisas. Hizo un signo de rock con las manos y no pronunció palabras.

El artista, que hoy prevé ofrecer un concierto a las 20:00 en el estadio Alberto Spencer, se dirigió de inmediato al hotel Hilton Colón, donde también lo esperaban seguidores para tomarse fotos y pedir autógrafos. Con dificultades, debido a la extrema seguridad, este Diario pudo ingresar a las instalaciones del parador y captar al artista departiendo con sus músicos en el área de la piscina. Charly lució callado y pensativo, mientras observaba el partido de waterpolo que sus colegas tenían en el agua.

Álex Illingworth, un músico guayaquileño y fanático acérrimo de Charly García, acudió al hotel con la intención de acercarse un poco a su ídolo. Y aunque logró su cometido, prefirió no incomodarlo.

Luego de una espera de dos horas, el cantante abandonó la piscina. Álex decidió probar suerte y bajar al subterráneo para toparlo en el ascensor. Ahí estaba Charly, con sus casi 2 metros de altura, su bigote bicolor (tiene vitíligo), short y camisa a rayas.

El rockero accedió a tomarse una foto con su fan e incluso respondió  la espontánea pero temerosa pregunta que este le hizo: “Charly, ¿cuál es la canción que más te gusta de los Beatles?”. De los Beatles, replicó el artista. “Bah, muchas, hay varias buenas”, le dijo.

“Gracias, Charly, por tu música, por todo”, alcanzó a decir Illingworth. Vino el flash, clic y un “bye” mutuo. No hubo tiempo para más porque el ascensor había llegado y Charly se fue en él, mientras Álex, al borde de las lágrimas, miraba cómo se cerraba la puerta.

El mismo martes, por  la noche, el rockero acudió con sus músicos y técnicos a la escuela de fútbol del también argentino Carlos Alejandro Alfaro Moreno, donde estuvo como espectador del partido en el que se enfrentaron los chicos de esa academia contra el de músicos y técnicos del concierto.

El equipo argentino perdió 8 a 2, pero Charly celebró los goles y al término del juego interactuó con la gente. La jornada concluyó con una cena en el restaurante Recoleta (Urdesa).

Ayer, Charly García tenía previsto salir de shopping y degustar platos típicos ecuatorianos. Por la noche, los organizadores tenían planeado realizar la prueba de sonido.

El concierto de esta noche se realizará bajo estrictas normas de seguridad. Habrá resguardo policial, seguridad privada y también estarán miembros de la Defensa Civil. Además, ambulancias y puestos de auxilio. El estadio Alberto Spencer abrirá cuatro puertas, desde las 16:00; el show será de medio estadio (capacidad para 15.000 personas, aproximadamente).

Este es el cuarto concierto que Charly dará en Ecuador. En el 2002 estuvo  en dos ocasiones en la capital ecuatoriana, y en una de ella fue apresado por negarse a cantar.

El sábado anterior se presentó en Quito, donde interpretó unas 20 canciones, entre estas, Fanky, Yendo de la cama al living, Pasajera en trance, Influencia y Promesas sobre el bidé.

El argentino llegó al país como parte de la gira de retorno a la música tras un año de rehabilitación de las drogas.

El rock de Charly García se vive hoy en Guayaquil
Cultura
2009-11-25T17:18:22-05:00
Se presenta en esta ciudad como parte de la gira con la cual retorna a la música tras experimentar una etapa de rehabilitación por su adicción a las drogas y el alcohol.
El Universo