El contralor general del Estado, Carlos Pólit, manifestó que el Consejo Nacional de Radio y Televisión (Conartel) solo está facultado para tomar decisiones sobre la reversión de frecuencias a base del examen especial que fue emitido por el organismo en el 2008.

Además de la auditoría de la Contraloría, existen otros dos informes: uno emitido por la Secretaría Nacional de Transparencia y otro elaborado por la Comisión para la Auditoría de la Concesión de Frecuencias de Radio y Televisión. Esa última  determinó una serie de irregularidades en las resoluciones adoptadas por el Conartel en los últimos trece años.

Según Carlos Pólit, aunque es válido solicitar informes al Ejecutivo, a la Asamblea o a la Fiscalía, la única auditoría que puede servir de base para sancionar es la de la Contraloría General del Estado.

Este organismo examinó las concesiones de frecuencias de radio y televisión, así como las contribuciones que el Conartel cobró, desde el 1 de enero del 2003 hasta el 30 de mayo del 2005.

Entre las anomalías encontradas por la Contraloría están, por ejemplo, casos de concesiones en las que no se cumplieron los requisitos legales, cambio de frecuencias de operación de radios sin informes técnicos.

También se registran autorizaciones para el funcionamiento de repetidoras sin base legal, repetidoras de radio que nunca tuvieron programación regular o enlaces de espectro ensanchado que no cuentan con el respaldo jurídico respectivo.