AGENCIAS
.- El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, condenó hoy "severamente" el golpe militar en Honduras y pidió la colaboración del mundo contra esta crisis política.

Insulza pidió ante el Consejo realizar gestiones diplomáticas inmediatas así como viajar a Honduras de inmediato para actuar con buenos oficios y promover normalización de la democracia. Dijo que eso significa a su juicio el restablemicniento del presidente de Honduras y retomar el proceso constitucional como se desarrollaba.

El secretario de la OEA dijo que primero pide condenar el golpe militar, que hay que condenar con energía, luego que se restablezca el orden constitucional, a la luz del artículo 2 de la Carta Interamericana.

Durante su alocución, el representante de Venezuela dijo que era preciso actuar de inmediato porque un grupo de militares encapuchados habían secuestrado esta misma mañana a los embajadores de Venezuela, Cuba y Nicaragua, así como a la Canciller de Honduras.

Publicidad

La cita urgente comenzó pasadas las 11:00, y en sus primeras expresiones, el embajador hondureño ante el organismo, Carlos Sosa, pidió "la condena del secuestro con premeditación y alevosía cometió un grupo de malos hijos de Honduras cobijados bajo un uniforme que otrora fue glorioso".

Dijo que las gestiones diplomáticas deben cumplirse amparándose tal como rezan los artículos en la carta de la OEA.

En declaraciones a la prensa, Insulza exigió a los golpistas dar a conocer "de inmediato" el paradero del presidente Manuel Zelaya y que la comunidad internacional se una en contra de esta "grave alteración del proceso democrático del continente".

Zelaya fue detenido a primeras horas de hoy por militares y llevado a una base de la Fuerza Aérea del país, según informó su secretario privado, Eduardo Enrique Reina.

Condenas de otros organismos
La Unión Europea (UE) también condenó hoy unánimemente el golpe militar en Honduras contra el presidente Manuel Zelaya y pidió la inmediata restitución del orden constitucional, según anunció en Corfú el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

También  el presidente de la Asamblea General de la ONU, el nicaraguense Miguel D'Escoto, condenó hoy la situación en Honduras y pidió el inmediato retorno del presidente de ese país, Manuel Zelaya, detenido por las Fuerzas Armadas hondureñas.

D'Escoto "condena de forma clara, rotunda e inequívoca los acontecimientos que tienen lugar en estos momentos en Honduras, que suponen un quebrantamiento de la legalidad constituyente y democrática", dijo el portavoz del presidente de ese órgano de la ONU, Enrique Yeves.