AFP
LOS ÁNGELES, EE.UU..- Su transformación física casi monstruosa, sus deudas y problemas con la justicia hicieron del cantante estadounidense Michael Jackson una sombra del niño prodigio que fue. La muerte lo sorprendió   en su casa de las colinas de Los Ángeles.

Jackson, quien en marzo anunció su vuelta a los escenarios para julio con una serie de conciertos en Londres -aplazados en mayo-, vivió prácticamente recluido desde que fue absuelto en el 2005 de una acusación de abuso sexual a un menor y de tramar un plan para mantener al niño en su hacienda de fantasía de California.

Fue el Rey del Pop en los años ochenta, pero su carrera estelar se vio empañada por sus extravagancias en público, su transformación física y múltiples acusaciones de abuso sexual de menores. Jackson nació el 29 de agosto de 1958 en el seno de una familia negra y pobre de Gary (Indiana). Su padre, minero, y su madre, empleada de una tienda, tuvieron nueve hijos.

A los cuatro años, Jackson ya conocía las mieles de la fama. Vocalista principal del famoso grupo Jackson 5, que formaba con cuatro de sus hermanos, el menor de la banda derrochaba confianza en sus años mozos, todo lo contrario que en los últimos tiempos.

Publicidad

Lejos quedó aquel niño sonriente de cabello negro y ensortijado que dio paso a un Michael Jackson de aspecto andrógino y piel blanca, labios rojos, pelo lacio, delgado y una nariz diminuta a golpe de intervenciones.

A mediados de la década de 1980, Jackson se convirtió en toda una autoridad de la música pop con el histórico Thriller, que llegó a vender más de 50 millones de álbumes.

Jackson fue una de las primeras estrellas, junto con su contemporánea Madonna, en beneficiarse de la cadena musical MTV, que difundía sus videos de forma continua, recordó el año pasado Robert Thompson, profesor de comunicación audiovisual y experto en cultura popular de la Universidad de Syracuse, cuando ambos artistas cumplieron 50 años.

"Michael Jackson, como músico, bailarín y artista en escena, tenía 10 veces más (talento) que Madonna (...) Es alguien que rivaliza con Sinatra, Bing Crosby y Elvis Presley", opinó entonces Thompson.

Pero mientras su carrera crecía vertiginosamente, los rumores sobre su vida personal acaparaban la atención de los medios. En agosto de 1993, las acusaciones de un niño de 13 años que dijo haber sufrido abusos sexuales de Jackson comenzaron a hacer trizas su imagen. Un año después, Jackson llegó a un acuerdo con la familia del niño por más de 23 millones de dólares y los cargos fueron retirados.

Ese mismo año, el cantante volvía a las portadas por su controvertido matrimonio con Lisa Marie Presley, la hija de Elvis, que en ese entonces tenía 26 años y de la que no tardó en divorciarse. Jackson volvió a casarse en 1997 con una enfermera llamada Debbie Rowe.

Publicidad

Rowe y Jackson se divorciaron en 1999 y el cantante se quedó con la patria potestad de los hijos que tuvieron, cuya crianza no paró de despertar controversia.

A pesar de ser absuelto en el 2005, su carrera no volvió a despegar. Jackson vivió recluido en el emirato de Bahréin y más recientemente en Las Vegas, donde a principios de este año los paparazis lo fotografiaron en silla de ruedas mientras surgían rumores sobre enfermedades respiratorias por sus transformaciones físicas.

Para Thompson, Michael Jackson era "el ejemplo perfecto de alguien que fue destruido por el nivel de gloria que alcanzó". Para los expertos en el mundo del espectáculo, el cantante de We are the world se convirtió en una parodia de sí mismo y era difícil que renaciera como un artista serio.

Ventas
El álbum Thriller (1982) se convirtió en un éxito al venderse 21 millones de copias en Estados Unidos y más de 27 millones en el mundo.

Se estima que el número total de ventas de sus discos  es cercana a los 750 millones.

Sus 13 premios Grammy lo lograron convertir en un  artista exitoso.