Unas 1.020 millones de personas, un sexto de la humanidad, sufren hambre, informó el viernes la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

El organismo dijo que la marca histórica es producto de la crisis financiera combinada con la persistencia de altos precios de alimentos.

El número de hambrientos superó al del año pasado en unos 100 millones.

"Por primera vez en la historia de la humanidad, más de 1.000 millones de personas, concretamente 1.020 millones, padecerán malnutrición en todo el mundo", advirtió la FAO en un informe sobre la seguridad alimentaria mundial.

Publicidad

"Esa cifra supera en casi 100 millones la del año pasado y equivale a una sexta parte aproximadamente de la población mundial", estima la agencia especializada de Naciones Unidas, cuya sede se encuentra en Roma.

Según las estimaciones de la FAO, basadas en un estudio del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, "la mayoría de las personas desnutridas viven en países en vías de desarrollo".

Unas 53 millones de personas padecerán hambre en 2009 en América Latina y el Caribe.

La cifra alcanza a 642 millones en Asia y el Pacífico, 265 millones en África subsahariana, 42 millones en Medio Oriente y África del Norte y 15 millones en los países en desarrollo.

El número de desnutridos en el mundo pasó de 825 millones en el bienio 1995-1997 a 873 millones de 2004 al 2006.

Evolución
En 2008, la cifra cayó de 963 millones a 915 millones "debido a una mejor distribución de los alimentos", pero esa tendencia se revirtió con la agravación de la crisis económica y financiera a fin de año.

Publicidad

Para la FAO, el objetivo que se fijó en 1996 la Cumbre Mundial sobre la Alimentacion (CMA) de reducir a la mitad el número de personas que padecen hambre no será alcanzado.

Ese objetivo había sido ratificado sin embargo, con el compromiso de lograrlo en 2015, en una cumbre de la ONU en Roma en junio de 2008.

Pero la reducción de los ingresos por la crisis y los elevados precios de los alimentos han resultado devastadores para las poblaciones más vulnerables.

Inseguridad alimentaria
Las estimaciones de la FAO confirman la tendencia "desalentadora" de los últimos diez años hacia una mayor inseguridad alimentaria y revelan claramente el impacto que ha tenido la crisis en las poblaciones más pobres del planeta.

"El repunte de la inseguridad alimentaria que se ha producido en 2009 pone de relieve la urgencia de encarar las causas profundas del hambre con rapidez y eficacia", sostiene la organización.

"La actual ralentización de la economía mundial, que sigue a la crisis de los alimentos y los combustibles y coincide en parte con ella, está en el centro del fuerte aumento del hambre en el mundo", indica la agencia de la ONU.

Las estimaciones alarmantes de la FAO fueron publicadas tres semanas antes de la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G8, los ocho países más industrializados, que se celebrará en la ciudad italiana de L'Aquila, del 8 al 10 julio.

La crisis económica y sus repercusiones, en particular en África, el continente más afectado, figuran en la agenda de la cumbre.

En América Latina y el Caribe, la única región donde se habían registrado señales de mejoría en los últimos años, también se produjo un marcado aumento (12,8 %) del número de desnutridos.

Incluso en los países desarrollados, la desnutrición se ha convertido en una preocupación cada vez mayor.

El informe completo sobre el Estado de la inseguridad alimentaria en el mundo será presentado oficialmente en octubre del 2009.