Terapeutas de la ciudad española de Orense idearon una nueva forma de tratar a los enfermos de Alzheimer, esta vez mediante el uso de burros, los cuales estimulan la motricidad y orientación de los pacientes y mejoran su comunicación afectiva, según los especialistas.

Entre las actividades organizadas por la Asociación Andrea que permiten esta recuperación de los enfermos, se encuentran pasear a estos dóciles animales, salvar obstáculos en su compañía o intimar con los asnos para generar confianza.

De acuerdo con los especialistas, estos animales también son útiles a la hora de reactivar otras facultades como la memoria, pues ayudan a evocar el pasado de los enfermos.

Según el equipo de la Asociación Andrea, en el trabajo con este tipo de pacientes, lo más importante radica en el primer contacto con los animales, el cual es clave para que el trabajo terapéutico posterior sea efectivo.