Miguel Varea presentará la exposición   ‘Y si nuevas kadenas preparan... el paisito marcha’, este martes,   en  Arteactual  de  la Flacso de Quito. La muestra, de  57 obras, estará  abierta hasta el 30 de este mes. Es una crítica a la coyuntura actual y se enmarca en las distancias que el pintor mantiene con el poder constituido, por tanto, se hallan  obras que cuestionan la situación política del país. 

¿Adónde apunta la crítica de esta obra?
A que el ser humano va mucho más allá de ser un ciudadano. ¿Qué es un ciudadano? Un habitante de la ciudad, un señor que tiene cédula de identidad. Un ser humano tiene derecho hasta de no ser un ciudadano. Los individuos nos diferenciamos y cada cual somos uno, pero nos quieren uniformar a todos de ciudadanos y de marchantes de una tal revolución ciudadana; eso me parece que es pernicioso.

¿Pero se dice que el 70%    está con la revolución ciudadana?
Claro, todo el mundo está con la revolución ciudadana.

Y  usted está en la otra vía...
Todo el rato he estado en contra de lo siniestro del poder. He sido un individuo que trabajo por mi lado, me dedico a sacar para el caldo y tratar de sobrevivir. Esta revolución ciudadana me parece muy similar a lo que antes era la reconstrucción nacional... o no sé qué. Ahí también hice unas tarjetitas que eran un cerdito amarillo con signos de dólares y sucres rojos y el cielo era azul con estrellitas blancas. Y saqué otras tarjetas sobre el himno. Porque así como ahora ‘Y si nuevas kadenas preparan’ (es el título de la muestra) ahí saqué otra que decía: ‘Y al león destrozado se oía de impotencia despecho y rugir’. Ahí también era un atosigue mediático de cosas como elige crecer, dile no a las drogas... Todo el rato he estado en contra del poder porque siempre hay el cuento de que se va a transformar y lo único que pasa es que  es el poder de los ciudadanos funcionarios...

En esta exposición están personajes que ahora se están reivindicando intensamente como  Alfaro,  Bolívar... ¿Por qué los critica?
Bolívar era el libertador de cinco naciones, cierto... Pero Bolívar era noble caraqueño; era un pelucón y se casó con la señora Rodríguez de Toro,  sobrina del marqués de Toro. Para mí, Bolívar fue un Napoleón frustrado.
 
¿Y a Eloy Alfaro?
Ya he dicho como terminó Eloy Alfaro. La máxima de ahora es “La patria ya es de todos”; la máxima del liberalismo machetero era “No podemos perder en la papeleta lo que ganamos con la bayoneta”. Ellos  instauraron el paquetazo. Vinieron los capitales norteamericanos de la familia Harman para hacer el ferrocarril que ahora le quieren reivindicar y que apenas le sacan se vira (referencia al accidente de una locomotora cuando transportaba a niños en Quito).

¿Y qué hace una mula en esta muestra?
Es por aquello de que despenalizan a las mulas del narcotráfico. Ahorita el narcotráfico con esto de Chauvin, etcétera, está en auge. Yo trabajé la ambigüedad. Al animal le pongo los condones en la barriga y queda una mula.

¿Y usted no simpatizaba con el Gobierno antes de ser elegido?
No, yo con Patria Altiva y Soberana no... no. Soy permanentemente entusiasta del voto nulo. Eso de ir a hacer fila y poner el papelito en la urna para elegir a los funcionarios y que marche el paisito. Y eso dicen que es la realización democrática. ¿Cuántas veces llevamos en esto en los últimos tiempos? Cinco... Y ojalá a punta de elegir, algún rato salga algo... ¿no?
 
¿No le criticarán por el hecho de presentar esta muestra en temporada de elecciones?
Bueno, sí me han de criticar. Esta muestra estuvo programada para hacerse en la Casa de la Cultura. Ya se hizo todo y después me dijeron que se postergaba. Ellos dijeron que no tenían presupuesto, porque también el Ministerio de Cultura  ha puesto en jaque a todas las organizaciones culturales como el Banco Central, el Consejo Provincial, el Municipio, la Casa de la Cultura. Entonces, como mi exposición se llamaba ‘El paisito marcha’ me postergaron. Y como aquí hubo chance porque un  artista faltó presento la exposición en estas instalaciones. Y como a mí me interesaba dar mi mensaje en esta época coyuntural del festival electorero aproveché el chance. Aunque luego iré a la Casa de la Cultura.

Perfil
Miguel Varea
EDAD
61 años.  Nació  en 1948, en Quito.
FORMACIÓN
Se especializó en grabado calcográfico en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos en España y ha realizado exposiciones individuales y colectivas en Perú, Brasil, Chile y España.