Un reencuentro que determinó su unión conyugal y sobre el tablado

vye03ux140209,photo01.jpg
vye03ux140209,photo01.jpg
14 de Febrero, 2009
14 Feb 2009

Cuando eran adolescentes se conocieron en el barrio del Astillero, porque fueron vecinos. No obstante, Ruth Coello se trasladó a vivir al norte de la ciudad y dejó de ver por tres años a Hugo Avilés, con quien se reencontró en el centro de Guayaquil y en esa ocasión hablaron durante cuatro horas.

Ambos estudiaban Arquitectura, pero en distintas universidades. Hugo quería probar un pasatiempo distinto, así que invitó a Ruth a ingresar en un taller teatral. A partir de esta situación empezaron a enamorarse y a compartir mucho tiempo en las tablas con el surgimiento de varios proyectos escénicos.

A ninguno de los dos les gusta mencionar su edad. Ella porque prefiere mantenerla en reserva, y él “porque me protege ante los demás”, dice Ruth; mientras Hugo comenta que cumplen los mismos años.

Juntos abandonaron su carrera universitaria, pero ella está animada en ingresar nuevamente a estudiar alguna profesión. A los cuatro años de haberse reencontrado se casaron solo por lo civil, porque la familia de Ruth es testigo de Jehová, mientras que la de Hugo, católica, y no querían que ningún familiar dejara de ir a la boda.

Dos años después nació Yannick y un año más tarde, Adrián. Uno tiene 18 años y el otro, 17. De vez en cuando, y últimamente a manera de broma, Hugo le ha dicho a Ruth que tengan una hija. Ella le contesta, también jocosamente, que podrían adoptarla. Ambos dicen admirarse y no inmiscuirse en los asuntos profesionales de cada uno.

Un reencuentro que determinó su unión conyugal y sobre el tablado
Cultura
2009-02-13T14:43:18-05:00
Cuando eran adolescentes se conocieron en el barrio del Astillero, porque fueron vecinos. No obstante, Ruth Coello se trasladó a vivir al norte de la ciudad y dejó de ver por tres años a Hugo Avilés, con quien se reencontró en el centro de Guayaquil y en esa ocasión hablaron durante cuatro horas.
El Universo