Carlos Pareja Yannuzzelli, presidente de la Comisión de Administración y Supervigilancia (CAS) de las empresas incautadas por la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD), encargó a Javier Esteban Molina Bonilla, yerno de William Isaías (ex dueño del Filanbanco), la administración de dos compañías del mismo grupo Isaías.

Se trataba de las compañías Carinco S.A. (que administra la colección de autos clásicos) y de la inmobiliaria Doce de Octubre (que regentaba una hacienda ubicada en Lumbisí).

Esto ocurrió de acuerdo a un documento al que este Diario tuvo acceso el 22 de diciembre pasado. Sin embargo, el viernes último, durante una reunión del directorio de la AGD se desechó este encargo y se aclaró que Pareja Yannuzzelli no puede realizar, sin su autorización, cambios en la administración.

Patricio Zambrano, miembro del directorio de la AGD, explicó que el asunto no fue siquiera tratado y más bien se dio paso al nombramiento de otro administrador.

Publicidad

Para Pareja Yannuzzelli no existe ningún tipo de problema, solo se trató de una recomendación que debía ser analizada por el directorio, pero prefirió no pronunciarse sobre cuáles fueron los criterios técnicos que le llevaron a proponer ese nombre.

Entre tanto, Carlos Pareja Cordero, representante legal de los Isaías, dijo que fue un pedido del grupo Isaías a la AGD de que le colocaran como administrador a Molina Bonilla, ya que él junto con Verónica Isaías (hija del ex banquero) vivía en la propiedad y había ofrecido encargase del mantenimiento de la piscina y jardines, pues se trataba de una lujosa propiedad. El pedido  consistía en que les permitan residir en el lugar, pero esto no fue aceptado.

De acuerdo con Carlos Pareja Cordero, el nombramiento no era una cuestión inusual, pues en otras empresas todavía permanecen coadministradores relacionados con el grupo Isaías y otros de la AGD.

Al ser consultado sobre si esta práctica no reñía con la ley, Pareja Cordero explicó que las empresas aún no han pasado al Estado, pues todavía no se ha conformado el fideicomiso. Según el representante de los Isaías, la propiedad no se emite por decreto, sino por ciertos trámites de ley.

En un mes podría estar lista la valoración de todas las empresas del grupo Isaías. Hasta el momento se ha hecho el de 20 empresas, por un total de  400 millones de dólares.

Los hermanos Isaías pidieron ayer al Presidente de la República, a través de un comunicado, que se contrate la auditoría que  revise el informe de Deloitte & Touche para establecer un presunto “hueco patrimonial”.