Domingo 28 de septiembre del 2008 Sucesos

Bustamante, el ministro que olvidó su ideología

Manuela Botero

Allegados al ministro de Gobierno, Fernando Bustamante, no lo reconocen. Desde que se sumó al proyecto del presidente Correa, dicen, ha pasado de acérrimo defensor de los derechos individuales a respaldar actos considerados arbitrarios, como la represión en Dayuma y el plan que permite intervenir diálogos telefónicos o correos electrónicos.

Allegados lo consideran  como el legitimador de la política de represión en este Gobierno.

Antes de vincularse al Gobierno, Fernando Bustamante Ponce había sido un acérrimo defensor de las libertades individuales y de la obediencia a las normas, en la teoría –como académico y docente–, y  como ciudadano activo, en la práctica.

En los juzgados de Quito hay tres procesos emprendidos por el actual Ministro de Gobierno y Policía por causas relacionadas con la defensa de su derecho a la privacidad, algunos de los cuales continuaron cuando ya estaba vinculado al gobierno del presidente Rafael Correa.

Dos son contra bancos (el Banco Internacional y M.M. Jaramillo Arteaga) y el otro es un recurso de hábeas data presentado el 7 de noviembre del 2005 contra el ciudadano Diego Jaramillo, desde cuyo celular el actual Ministro recibió mensajes ofertando promociones de un local comercial.

En la providencia, Bustamante señala: “este tipo de publicidad abusiva viene a interferir con mi derecho civil a la intimidad personal y familiar consagrado en el numeral 8 del artículo 23 de la Constitución Política”. Ahora, dicen ex colegas, el ministro se desdice de sus anteriores convicciones. Tanto que casi no lo reconocen.

Sus colegas docentes en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) y en la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) lo tenían como un liberal a ultranza, un contestatario contra la represión del Estado y un defensor del Derecho. Por eso están sorprendidos de “que ahora no puede procesar pacíficamente ningún conflicto”, dicen.

Ahora le critican el apoyo a los actos populistas del Gobierno frente al referéndum y el uso político de temas de seguridad, por ejemplo, la captura del supuesto “hombre del maletín” Cao Lay Muñoz, a quien se acusaba de querer dividir a los asambleístas de Acuerdo PAIS. En este caso, Bustamante acusó de autor intelectual a Lucio Gutiérrez, escándalo que al difundirse en la víspera de la marcha convocada por Jaime Nebot en Guayaquil contra el Gobierno opacó la manifestación.

También le critican por sus declaraciones sobre el elevado índice delincuencial en Guayaquil cuando dijo que “el clima de alarma y la oleada delincuencial fueron creados artificialmente por los grupos de poder que estuvieron en el Gobierno las décadas anteriores”.

Otro cuestionamiento es el apoyo a acciones consideradas arbitrarias como la represión contra pobladores de Dayuma (Orellana). Pero sobre todo su respaldo al Plan Libertador, que permite a los jueces penales autorizar a fiscales y al Ministerio Público la intercepción y registro de los diálogos telefónicos y correos electrónicos.

“¿En dónde se perdió el académico que se negaba a entrar a los edificios con cámaras de seguridad y que prefería faltar a una importante reunión si a la entrada le exigían dejar su cédula en manos del guardia o del conserje? ¿Qué lo llevó a sustituir la bandera de la protección irrestricta de la privacidad por el Plan Libertador?”, se preguntó Simón Pachano, coordinador de Estudios Políticos de la Flacso, en un artículo en este diario el pasado 25 de agosto.

A nivel académico Fernando Bustamante es un personaje reconocido no solo por su cultura, política y lector obsesivo, sino también por los dotes histriónicos que exhibía en sus conferencias. Rayaba en lo teatral, según sus colegas y ex alumnos.
Y de esto hay una anécdota: Un día, una estudiante le dijo: “Su clase fue tan magistral que tuve un orgasmo intelectual”. Él contestó: “¿Solo uno?”.

Él admira la seducción del carisma. En un artículo de la revista Ecuador Debate habló de la “formidable capacidad histriónica y de proyección emocional” de Abdalá Bucaram.

La seducción es la única razón que sus allegados encuentran para justificar su permanencia en el actual Gobierno. Seducción por el poder o por la fuerza de Rafael Correa.

Un ejemplo son los artículos de Bustamante en diario Hoy (desde el 2003), en los que, según amigos, se concreta su pensamiento político en temas como su oposición al estatismo, la manipulación de mercados y las prácticas clientelares.

La represión contra los manifestantes que se habían tomado los pozos petroleros en Dayuma fue el bautizo de Bustamante como consejero de seguridad del régimen (al que se vinculó como asesor presidencial y hasta ministro coordinador de las áreas Política y Seguridad).

Para entonces era ministro Coordinador de la Seguridad Interna y Externa, y Gustavo Larrea –considerado su principal contendor en el buró de Alianza PAIS– era ministro de Gobierno. Bustamante encabezó la comisión que envió Correa a Dayuma y luego admitió que “posiblemente hubo excesos en el traslado de los 23 detenidos”, pero justificó el uso de la fuerza pública denunciando a “mafias políticas” como móviles de los hechos. El 3 de enero pasó al Ministerio de Gobierno y Larrea a la Coordinación.

Desde sus días en Chile, donde se licenció en Sociología y fue profesor en la Flacso, Fernando Bustamante se posicionó como un experto en temas militares y de seguridad. En 1978 publicó con Augusto Varas (chileno) el libro Fuerzas Armadas y política en Ecuador, en el que defendía la tesis de que los golpes de Estado militares tuvieron intereses oligárquicos.

Tras una maestría en Harvard, donde trabajó en la Teoría del Juego, y del Masachussets Institute of Technology (MIT, es candidato a ph.D), hizo parte junto con Bertha García y Javier Ponce (ministro de la Defensa y primo), de la Fundación Democracia, Seguridad y Defensa, parte de la red Redsal.

Allí, según una asesora de la red, defendía la tesis de que los militares deben dedicarse a lo suyo y no al servicio social como se establece en el Plan Ecuador, presentado por primera vez en abril del 2007 por una comisión que él lideró.

También era un crítico acérrimo de la confusión entre lo partidista y lo público. Sin embargo, ha sido parte de la estrategia de proselitismo del buró de PAIS para el referéndum.  “El régimen es sujeto político”, dijo el 6 de agosto. Su ministerio reparte textos del proyecto de nueva Constitución en los que aparece el membrete de PAIS.

Para algunos, su primera contradicción ocurrió al descalificar al Presidente antes de la segunda vuelta presidencial, cuando dijo que “Correa tiene un discurso un poco trasnochado, comete muchos errores y propone cosas inviables” (diario El País de España, 22 de noviembre del 2006). Por esos días apoyó el proyecto de Correa, con quien compartía la mesa del almuerzo en la USFQ, donde ambos eran docentes.

Hasta entonces su única militancia había sido su adhesión al Movimiento de Acción Popular Unitaria chileno y su cercanía con Ruptura de los 25. Luego se vinculó al movimiento Alternativa Democrática.

María Paula Romo, ex alumna de la USFQ, opina de Bustamante: “Una cosa es lo que uno puede analizar cuando está en la universidad y otra lo que tiene que resolver cuando ya está en el ejercicio de lo público”.

Teodoro Bustamante, uno de sus ocho hermanos, docente de Flacso y crítico del Gobierno advierte: “Yo pienso que él cree que su presencia ahí hace que las cosas sean menos malas de lo que serían sin que él esté”.

Perfil
Fernando Bustamante

ESTUDIOS REALIZADOS
Magíster en Administración Pública, de Harvard; diplomado en Planificación Regional y Urbana, Instituto Latinoamericano de Planificación Económica y Social; doctor en Sociología, Universidad Católica de Chile.

ACTIVIDAD PÚBLICA
Coordinador de Sociología de la Universidad San Francisco de Quito, docente de la Academia Diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración. Ex ministro coordinador de Seguridad Interna y Externa. Ex ministro coordinador de la Política. Ministro de Gobierno y Policía desde noviembre del 2007.

Fernando Bustamante
En el año 2006
“Correa tiene un discurso un poco trasnochado, comete errores y propone cosas inviables”.

Docente anónimo
Ex colega universitario
“Los roles de los días de la USFQ se invirtieron y ahora Fernando Bustamante pasó de seductor a seducido por Rafael Correa”.

Fernando Bustamante
Septiembre del 2008

“Ojalá esas armas (de la Corporación para la Seguridad de Guayaquil) no se les rompan en las manos a los policías”.

Sucesos

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.