Intervinieron como exponentes personas relacionadas con la actividad fotoperiodística. Ellas fueron Xavier Andrade, antropólogo y coordinador del Programa de Antropología Visual de la Flacso; María Paulina Briones, ex editora regional de Revista Vanguardia; Carlos Bruch, editor fotográfico de Diario EL UNIVERSO; Alejandro Reinoso, fotógrafo de Diario El Telégrafo; y Romina Ycaza, fotógrafa de Diario Expreso. Tina Zerega actuó como moderadora de la actividad.

Los participantes hablaron sobre su experiencia y percepción de la labor del fotoperiodista. Alejandro Reinoso manifestó que dos aspectos en los que le gusta trabajar en una imagen son la luz y el color.

Además, señaló que el retrato fue lo que más lo “metió” en la fotografía y para lograr uno bueno “se debe trabajar en una imagen convincente que intente sacar parte de la personalidad del personaje”.

Publicidad

Como una fotoperiodista en proceso se reconoció Romina Ycaza, quien añadió que es necesario liberarse del estigma que “pesa” sobre el fotógrafo de medios. “No somos disparadores de cámara, somos obreros y pilares fundamentales de mostrar una historia, nuestra historia”, añadió la joven.

Carlos Bruch explicó que un fotógrafo de prensa  tiene que saber “vender” su trabajo a su editor, es decir, disuadir con argumentos válidos sobre cuál o cuáles son las fotografías que deben publicarse.

Agregó que el fotoperiodista tiene que competir consigo mismo y con lo que hizo años anteriores para los mismos temas o hechos que debe registrar con su lente. A consideración de María Paulina Briones, la fotografía debe estar en armonización y ligación con el texto que la acompaña.

Publicidad

Xavier Andrade expresó que antes se concebía a la fotografía como un instrumento complementario en algunos campos laborales, “pero ahora estamos viendo un cambio radical de esas teorías”. Acotó que en Quito hay mayor debate que en Guayaquil sobre la misión de la fotografía.

Luego de la intervención de los panelistas se abrió un foro sobre el tema.