Sábado 17 de mayo del 2008 Gente

Un destino para estar en familia y disfrutar de la naturaleza

José Delgado

http://src.eluniverso.com/2008/05/17/0001/1065/files/viajero17-05-082500.jpg

SALANGO, Manabí. En esta playa se puede observar a los pescadores en plena faena.

“Si no hubiera estudiado periodismo sería pescador”, dice riendo el presentador de televisión José Delgado, quien asegura gusta visitar los balnearios de San Pablo (Santa Elena),  Salango y Puerto López (Manabí).

El conductor señala que viaja junto a su esposa, Patricia García y su hija  Débora Delgado. “Es algo increíble, a mí me gusta la tranquilidad y ver cómo los comuneros pescan”, comenta.

En Salango es tradicional la  concha  spondylus. Cuando Delgado visita el balneario no pierde la oportunidad de comer el cebiche, que lo venden en restaurantes y hasta en la playa.

El plato de  spondylus  es denominado el manjar de los dioses, comenta Delgado y afirma que degusta un plato de este marisco para tener mucha energía.

Otra de las comidas de su preferencia es la sopa marinera, que incluye pescado, camarón, cangrejo, pulpo y concha.

Pero lo que más aprecia es ver el trabajo de los pescadores. Recuerda que en algunas ocasiones ha pedido ser parte del grupo que se encarga de la faena.
“Los pescadores relatan sus historias y son muy interesantes. Yo disfruto de ese contacto con la naturaleza y la tranquilidad”, reitera el comunicador.

En Salango, además de caminar por la playa, se puede andar en caballo, hacer  snorkeling  y parapente. Otro de sus atractivos es el Museo Arqueológico; además, aquí se realiza todos los años el Festival de la Balsa, donde los comuneros se visten con trajes típicos y demuestran cómo efectúan la pesca.

También se puede alquilar un bote para ir a la Isla de la Plata, que se caracteriza por ser punto importante para la observación de ballenas jorobadas de junio a septiembre. Este lugar es especial porque permite un contacto directo con la naturaleza y las especies marinas y las colonias de aves migratorias como los piqueros patas azules.

Otro de los lugares que le gusta ir es a la playa de San Pablo. “Es bacansísimo, me gustan estos balnearios porque el mar no es tan picado y mi hija puede caminar por la orilla sin ningún temor”, manifiesta Delgado, quien revela que no es un experto nadador.

En este balneario también se puede observar el trabajo de los pescadores artesanales.

ÁreA protegida
La Isla de la Plata tiene una superficie de 1.200 hectáreas. Solo  se puede llegar en bote desde Machalilla, Puerto Cayo y Puerto López. Los recorridos que ofrecen  en Puerto López cuestan de $ 20 a $ 40. Adicionalmente hay que pagar $ 3,50 para poder ingresar a la isla.


Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.