El tumor venéreo  transmisible es el mal más común en los animales en el país, que se trata con quimioterapia o cirugía.

Al igual que ocurre con las personas, las enfermedades de transmisión sexual afectan a las mascotas, que se contagian al momento del apareamiento, si su compañero está infectado.

El tumor venéreo transmisible (TVT), el herpes canino y los hongos son las enfermedades más usuales que se presentan en perros y gatos en nuestro país, según cuatro veterinarios consultados.

El médico Kleiner Arreaga asegura que entre estas el TVT es el contagio sexual más común entre perros y gatos.

El primer síntoma de este mal es el sangrado que aparece en los órganos genitales de los animales.

Publicidad

“Cuando se ve sangre en el pene o en la vulva hay que llevar a examinar al animal, pues es posible que sea portador de la enfermedad”, dice Arreaga.

Otro de los factores para detectar el TVT es la aparición de un tumor pequeño que a las cuatro semanas empieza a crecer hasta el punto de romper la piel pasadas las ocho semanas, si no se trata a tiempo.

Cuando llega a este límite, señala la veterinaria Briza Cubillos, el contagio puede efectuarse por los lamidos de otros perros a la cría enferma y los arañazos en el área infectada. “En estas circunstancias, el TVT se puede desarrollar en la boca, piel, nariz o cualquier otra parte que tuvo contacto con la zona afectada del animal”, indica.

Otro de los signos que permite detectar esta enfermedad transmisible, solo entre animales, es la aparición de una especie de coliflor en diferentes tamaños, que se forma en los genitales tanto de las hembras como de los machos.

La quimioterapia y la cirugía son los dos tratamientos posibles para la mascota, puesto que el tumor cancerígeno puede abarcar otros órganos del cuerpo y hacerse metástasis (cuando se riega el cáncer), indica Cubillos.

Una vez detectada la enfermedad y confirmada mediante exámenes de laboratorio se procede al tratamiento, que dura entre mes y medio y dos meses, explica Beatriz Cabrera, quien recibe un promedio de cinco pacientes mensuales con esta dolencia.

Publicidad

“Dependiendo de la raza del perro y el tamaño del tumor se aplica medicina anticancerígena mediante quimioterapia, que dura unas seis u ocho semanas”, dice Cabrera.

Ella también aplica técnicas de la medicina homeopática para erradicar el TVT, que consiste en suministrar altas dosis de vitamina C y terapia neural en un lapso de entre 12 y 24 semanas. El costo promedio del tratamiento en un perro pequeño oscila de $ 80 a $ 120.

Pasados los seis meses sin que vuelva a aparecer el TVT se podría decir que el animal se curó, señalan los especialistas, quienes recomiendan que el paciente sea sometido a una ovario-histerectomía (hembra) o castración (macho) para disminuir la libido sexual y evitar un nuevo contagio.

Los veterinarios aclaran que cualquier animal puede tener la enfermedad, por eso la importancia de los chequeos.

El herpes también se da en los perros, pero en menor frecuencia, anota Dolores Contreras. “Son raros estos casos, pero cuando las hembras tienen la enfermedad las crías suelen morirse, quedar ciegos o con alguna otra lesión”, dice.

Cuando aparece una especie de secreción o pus en los órganos genitales de las mascotas, por lo general se trata de hongos y se combate con yodo.