Los diputados de la llamada minoría cuestionaron en duros términos la posición del Congreso que, además de no respetar las normas para que el Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ) sea el organismo que  designe al Fiscal General de la Nación,  incluyó el reparto en el tema del Contralor General del Estado.

La terna quedó integrada por Carlos Pólit, Raúl Izurieta Mora-Bowen y José García Falconí, todos cercanos a Lucio Gutiérrez. 

El diputado Fernando Cordero (NP) señaló “este Congreso tiene caras nuevas, pero mañas viejas”, pues es imposible resistir una mayoría inconsecuente que no tiene libertad para opinar, que simplemente obedece a consignas de los bloques; “aquí no hay gente con criterio, sino con celular en la oreja recibiendo órdenes”, añadió el legislador. 

Publicidad

La roldosista Gabriela Pazmiño desde ayer analiza su renuncia a la diputación, pues comentó: “Yo no he venido hasta acá para ver esta payasada, que se sientan, que conversan, que vienen, que yo te doy y tú me das; no estoy acostumbrada a esto; yo vengo con los mejores deseos”.

“Voy a analizar mi renuncia, porque yo renuncio a esta payasada; no he venido acá a calentar un puesto, yo sé que la mayoría es la que prima, pero sus decisiones deben beneficiar al país y no a unos cuantos, y a mí me da vergüenza de decir que estoy aquí”, subrayó.

El diputado Carlos González (ID) se unió también a los cuestionamientos.

Publicidad

La socialdemócrata Wilma Andrade señaló que primero debió darse la reforma constitucional para cambiar la forma de nombramiento del Contralor, pero hace una semana se pronunció a favor de la candidatura de Mauricio Pozo, quien encabezaba una lista inicial de la mayoría.

A inicios de semana, el presidente Rafael Correa dejó claro que los partidos de la nueva mayoría “pidieron, a través de Gustavo Larrea (ministro de Gobierno) que cuando se designe la terna para elegir al Contralor se seleccione uno. Yo dije ‘no hay problema’, siempre y cuando sea una persona honrada. Es lo que he puesto como condición”, manifestó el mandatario.

Publicidad

El contralor subrogante del Estado, Genaro Peña, comentó que el nuevo nombramiento de su cargo se ha vuelto político. Para él, si no se le da la independencia necesaria al nuevo funcionario, difícilmente podrá trabajar efectivamente.

Carlos  Pólit fue Gobernador  del Guayas en el régimen de Lucio Gutiérrez; antes se desempeñaba como abogado y asesor jurídico de varias empresas.

Es oriundo de Manabí; de ahí que cuando asumió ese cargo fue cuestionado, aunque él se defendió al decir que es “un legítimo guayaquileño”.

Luego de dejar ese puesto fue ministro de Bienestar Social y   Secretario de la Presidencia en la misma administración gutierrista.

Publicidad

De 56 años de edad, Pólit tiene experiencia en el campo aduanero. Fue director de la Escuela Nacional de Aduanas en 1985.

LA TERNA DE CONTRALOR

Encabeza la terna. Abogado de 56 años. Experiencia en el área aduanera. Fue gobernador del Guayas  de Lucio Gutiérrez; uno de sus hombres ‘fuertes’. Luego fue su  ministro de Bienestar Social y secretario de la Presidencia.

Segundo en  la terna. Abogado de 63 años. Ministro de Trabajo de Lucio Gutiérrez y uno de sus hombres de confianza en  el régimen. Experto en comercio exterior y ex  presidente de AER (Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión). 

Tercero  en  la terna. Doctor en Jurisprudencia de 59 años. Fue magistrado de la  llamada ‘Pichi Corte’ y fiscal de Pichincha, Napo y Sucumbíos. Primo del ex diputado Rodrigo García (antes de PK, luego aliado al gobierno de Gutiérrez).