Perú movilizó ayer a un 45% de un electorado desmotivado  para participar en un referendo regional, en el cual 16 de sus 25 departamentos eligieron si aceptan las propuestas de fusión de gobierno, para crear cinco macroregiones.

La consulta se efectuó en un contexto marcado por la desinformación, el desinterés y críticas al gobierno de Alejandro Toledo por no haber precisado a tiempo las reglas electorales relativas al voto y al escrutinio.

En las filas del gobierno campeó el pesimismo en torno a la posibilidad de  lograr las metas de concretar la propuesta de creación de cinco macroregiones.

El referendo que no incluye a Lima, la  capital peruana, se realiza cuando faltan menos de seis meses para los comicios  generales peruanos (presidenciales y legislativos) del 9 de abril de 2006.