Jueves 08 de septiembre del 2005 Libros

Manzano devela claves de su obra

Editora de Cultura | Clara Medina

http://src.eluniverso.com/2005/09/08/0001/261/files/94341-2465-f0250.jpg

Sonia Manzano, autora de la novela Eses fatales.

Eses fatales, la nueva novela de   Sonia Manzano, se presenta hoy, a las 19h00,  en la Casa de la Cultura del Guayas. La analizará Galo Mora e Ibsen Manzano interpretará  piezas musicales.

Ficción dentro de la ficción. Ese es el planteamiento que la escritora Sonia Manzano Vela hace en su tercera novela, Eses fatales, en la  que pasa revista a  temas como la creación literaria, el lesbianismo, la soledad y lo insondable del amor y el desamor. Se presenta hoy.

Pregunta: Su novela Eses fatales tiene dos ejes: la creación literaria en sí, ya  que la narradora de la obra es una escritora que dentro de la novela escribe una novela, cuya protagonista es una poeta, a la parque se narra también la historia de Safo; y el tema del lesbianismo. ¿Por qué se  decidió por estos temas?
Respuesta: Opino que  Eses fatales posee un  solo eje temático: la búsqueda obsesiva del amor protagonizada por mujeres diferentes que sobrellevan la tristeza de no ser amadas.

Los subtemas o historias colaterales que giran en torno a ese eje cumplen con la función de alimentar el asunto anotado:  la escritora que se verbaliza dentro de su propia escritura para conferirle perfil tangible a su identidad particular o la poeta clásica que va de isla en isla griega persiguiendo un objeto inasible o la poeta del tiempo presente que bordea los límites del vacío anímico con su tremenda carga de conflictos existenciales, no son más que puntas de una misma estrella.

En otro aspecto de esta pregunta, debo manifestar que  no escogí a priori el tema en mención, el tema me escogió a mí y caí bajo su seducción a causa de sus emanaciones irresistibles.

P: En Eses fatales se hace referencia a la poeta Safo. ¿Cuál fue el objetivo de introducir en su obra la historia de Safo? ¿Un paralelismo con la novela que se cuenta dentro de la novela? ¿Talvez un  ornamento? ¿O un gusto de la autora, en este caso usted, por lo clásico?
R: La técnica del sincronismo, aquella que consiste en colocar dentro de una misma horizontalidad a situaciones y personajes diacrónicamente ubicados en el tiempo real y/o ficcioso, es un recurso ya bastante utilizado en la literatura y el cine contemporáneos, por lo que considero que en Eses fatales la figura de Safo no resulta ni arbitraria ni forzada, y que lejos de ser un ornamento del cual me sirvo para sacar a relucir mi gusto por lo clásico, es un personaje altamente necesario, pues en este se concentran todas las eses fatales que en una u otra medida maniatan la voluntad socavada de las féminas que pululan por esta saga sáfica.

P: En la obra  hay una gran fluidez narrativa. Se mencionan hechos, se cuentan algunos acontecimientos, pero  no hay una introspección de los personajes sobre sus conflictos amorosos. Es como que si se hubiera rehuido adentrarse en su psicología. ¿Cuál es su posición como autora  respecto a los personajes? ¿Cómo decidió tratarlos?
R: No hay una introspección profunda en la psiquis de mis personajes, quizás porque no tengo vocación para desentrañar de manera explícita las causas que motivan determinadas conductas; lo que sí he hecho de manera sencilla, y espero que amena, es exponer ciertos rasgos de bocetos que relativamente llegan a configurarse en perfiles psíquicos. Así y todo, tengo la ligera sospecha de que mi texto podría, de pronto, resultar todo un festín para los psicólogos de tradición freudiana.

P: En una parte de la novela, el personaje que escribe la historia sobre lesbianas se cuestiona  sobre la forma cómo el público podría recibir esta temática. ¿Por qué ese personaje duda sobre el tema? ¿Usted, como escritora, también tiene dudas sobre la forma de la recepción del público?
R: La voz discursiva, que no es estrictamente dependiente de la voluntad autoral, no se cuestiona el haberse decidido por el tema que da sustento argumental a Eses fatales; simplemente, y para dotar a esta obra de verosimilitud humana, expone las dudas y temores que podrían  asaltar a cualquier escritor que opta por un tema diferente, opción que todavía es un riesgo en una sociedad que discrimina al diferente por el simple hecho de serlo.

Es mucho lo que   Manzano podría decir  de su novela, pero la resume en pocas líneas:   “como un discurso ginocéntrico en cuyo centro se enlazan las eses y las heces características de la soledad más aplastante”.

LA ESCRITORA

Frase
En las primeras páginas del libro  Eses fatales hay una nota  que dice: “Cualquier semejanza con seres y situaciones reales, no es más que  sospechosa coincidencia”. Pero  ¿cuán sospechosa puede ser esa  coincidencia?    Manzano manifiesta: “La respuesta que merezca  esta pregunta será absolutamente extratextual, y no le añade ni le quita nada al nivel de literaturidad que modestamente pueda haber conquistado mi novela”.

Poeta y narradora
Manzano es poeta, narradora y pianista. Con la obra Y no abras la ventana todavía ganó el primer premio de la Segunda  Bienal de Novela Ecuatoriana, en 1993. El título lo tomó de un verso de Medardo Ángel Silva. En el 2001 publicó la novela  Que se quede el infinito sin estrellas. En 1999, por su libro de cuentos Flujo escarlata recibió el premio Joaquín Gallegos Lara, que otorga el Municipio de Quito. Además Manzano ha escrito nueve poemarios.

FICHA

Título: Eses fatales.
Autora: Sonia Manzano.
Género: Novela.
Editorial: b@ez.editor.es.
Páginas: 155
Precio: $ 10.
Distribuye:  Librerías del país.


Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.