Ahora solo falta un pronunciamiento de similares características de la Contraloría General para que el proyecto se haga realidad.

La Procuraduría revisó la normativa legal en torno a los términos del contrato. En ocho páginas hace recomendaciones para que el documento cumpla con todas las exigencias de la Ley de Contratación Pública.

Aun así, este organismo aseguró que no tiene la potestad de revisar los aspectos técnicos y económicos del mismo, por lo que recomendó que el contrato sea revisado por la Contraloría.

La obra cuesta 59’958.924,29 dólares y deberá terminarse en un plazo de 18 meses a partir de la fecha de la recepción del primer anticipo.

La terminal aérea será financiada con recursos del gobierno de Brasil, gracias a un acuerdo bilateral firmado el 28 de mayo del 2004.

La obra será edificada por las compañías Norberto Odebrecht de Ecuador y Brasil, así como por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército ecuatoriano, y la empresa Construcciones y Servicios de Minería S.A.

La coordinación está a cargo del Instituto para el Ecodesarrollo Regional Amazónico, en el que Álex Hurtado Borbúa, familiar del presidente Lucio Gutiérrez, actúa como secretario general.