‘¿Estuvo el Che Guevara en Guayaquil?’ fue el conversatorio que ofreció el pasado jueves el periodista ecuatoriano José Guerra Castillo, en la cafetería Bopán de Mall del Sol (planta baja).

Según Paco Díaz, dueño del lugar y moderador de la actividad, asistieron “cerca de 135 personas sentadas y unas 70 de pie. Desde la segunda planta hubo casi 30 personas que observaron la charla”. Agregó que el público lo formó en su mayoría gente adulta, de entre 35 a 50 años de edad.

El acto empezó casi a las 19h00 y duró dos horas. Guerra comentó sobre su gran motivación por escribir el libro 43 días inolvidables en Guayaquil, que narra la estancia en Ecuador sobre el mítico revolucionario Ernesto Guevara de la Serna, conocido como Che Guevara.

Indicó que este personaje histórico era alguien que atraía no por su físico –aunque acotó que sí era apuesto– sino por su capacidad de expresarse, por sus convicciones. Lo catalogó como un comunicador excepcional.

La cantante de tangos, Carmen Rivas, y el presentador de televisión y pintor, Carlos Martínez, se sumaron con sus disertaciones al conversatorio de Guerra.

Ella coincidió con el periodista y explicó que el Che tenía una magia especial en los ojos y en su forma de hablar al referirse a Latinoamérica y los problemas sociales que la aquejaban, señaló Díaz.

Acotó que Martínez expuso sobre historia de la política cubana. “Aclaró que los verdaderos líderes de la revolución de ese país fueron Camilo Cienfuegos y el Che. Al presidente Fidel Castro lo excluyó porque no pertenecía al Partido Comunista de Cuba”.

Guerra desmintió que el Che haya laborado en el correo de Guayaquil como fotógrafo, pese a que sí ejercía esa labor. Afirmó que como el revolucionario fue médico, el doctor Fortunato Safadi Emén, director en la década del 50 del Hospital Psiquiátrico Lorenzo Ponce, le ofreció trabajo en el lugar.

El público interactuó con cerca de 30 preguntas que le formuló a Guerra. En Bopán se vendieron ejemplares de su obra, los cuales el autor firmó.