Jueves 15 de enero del 2004 Migración

Italia alberga a más de 130 mil emigrantes ecuatorianos

ROMA, Italia | Susana Cárdenas para EL UNIVERSO

En Milán viven 62 mil ecuatorianos

Imperial y majestuosa es la Roma de los turistas. Pero para los inmigrantes que se reúnen en Piazza Mancini y la Stazione Termini es agridulce. Según datos de la embajada de Ecuador en Roma, más de 130 mil ecuatorianos viven en Italia, siendo Milán la ciudad más poblada por los compatriotas.

Milán está repleto de ecuatorianos, mientras que Roma de peruanos. Pero al verlos en las calles no se distinguen. Los ojos rasgados, el color de la piel, los suéteres de alpaca y los rasgos andinos confunden a cualquiera, aunque el acento y el tuteo los diferencian.

La Piazza Mancini, cerca del Vaticano, es el sitio más frecuentado por los ecuatorianos y quienes los conocen saben que se reúnen allí los jueves y domingos. Rubén Martín, un electricista ecuatoriano que acababa de ganarse 30 euros (un euro vale 1,28 dólares) en media hora, es uno de ellos.

“Se reúnen en la Stazione Termini”, dijeron varios inmigrantes que venden comida en una canasta frente al Ministerio de Finanzas.

Bajo las escaleras de la estación del tren esperaban Ángel y Mayra Tituaña con su hija Tatiana, ecuatorianos oriundos de la población de Calderón, que llegaron a Italia para pagar una deuda de 7.000 dólares, la cual lograron cancelar en un año y medio. “De locos, por curiosidad, para ver cómo es la vida acá”, refiere Mayra para justificar el por qué de su viaje a Europa.

“Difícil, al principio no conseguía nada y me fui a una iglesia. Me buscaron trabajo en una casa de familia y allí estoy hasta ahora”, afirmó la mujer al hablar sobre la situación suya y de su familia.

Ella gana 650 euros al mes y le han otorgado el permiso de trabajo legal, pero su marido está ilegal. Sin embargo, ha logrado trabajar. “Primero lo hizo en una lavandería de carros, pero salió porque la policía lo perseguía”, señaló.

“Me quedé sin nada y la jefa de mi mujer me ayudó a entrar en su negocio por dos meses”, añadió Ángel Tituaña, quien luego aprendió mecánica y entró a otra lavandería, donde es el único ecuatoriano.

Marcelo Mena, de 30 años, es otro ecuatoriano que llegó a Roma desde Quito hace siete meses, y labora como mesero en un restaurante de la zona céntrica.

Mena contó que en Quito era mensajero de la empresa Xerox, pero el sueldo de 300 dólares no le alcanzaba para mantener a su esposa y dos hijos. Ahora gana 700 euros al mes y comparte el arriendo de 350 euros con su cuñada. “No me pregunte qué es lo que más extraño porque lloro”, dijo.

Carla Pérez (19) llegó hace dos meses a Roma desde Milán y aún no encuentra trabajo. En Milán cuidaba ancianos y vivía con sus primos, pero al perder el empleo su familia quería regresarla a Milagro. Desesperada cogió un autobús y llegó a Piazza Mancini. “Pregunté y conseguí una habitación con otros ecuatorianos”, aseveró.

Allí conoció a Alejandra Urbano (21), la madre de unos gemelos de cuatro años que dejó en Solanda (sur de Quito), para trabajar en Roma, donde ha podido ahorrar dinero para invertir en un negocio de karaoke que tiene en Ecuador. “Yo ya me regreso. No me gusta que me discriminen”, acotó.
 
CIFRAS
EN MILÁN
La embajada de Ecuador en Roma informó que la ciudad con mayor número de inmigrantes ecuatorianos en Italia es Milán, donde habitan 62 mil compatriotas.

ROMA Y GÉNOVA
Según registros de la embajada ecuatoriana en Italia, la segunda ciudad de ese país más poblada por ecuatorianos es Roma, donde residen 40 mil, seguida de Génova, donde se han asentado 30 mil ecuatorianos.

LUGARES FAVORITOS
La Piazza Mancini en Roma, ubicada cerca de El Vaticano, y la Stazione Termini, son dos de los lugares preferidos por los ecuatorianos en Roma, donde se reúnen cada fin de semana para conversar, hacer deporte, o conseguir trabajo.

EMPLEOS
Los ecuatorianos son empleados principalmente para realizar trabajos domésticos. En el caso de las mujeres para el cuidado de niños y ancianos.

 

Migración

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.