Triunfo burocrático del Real Madrid ante un rival indecoroso. Cristiano sacó un tirito suave, hubo arrugue de barrera, la pelota pasó justo donde debía estar el jugador que saltó de costado y sorprendió a Grohe.
Copiar enlace

Páginas