Volver al espíritu de Montecristi, dice Lenín Moreno. Hay mil razones para mejor olvidar esa pésima idea (¡aunque yo, que ahí estuve, no lo olvido!).
Copiar enlace

Páginas