Se necesitan pocos elementos para convertirse en una tendencia viral en redes sociales. En cuestión de minutos en la agenda pública del país, una situación confusa, una actuación inadecuada, un celular con cámara con la suficiente resolución o una publicación en internet pueden ser suficientes para hacerse tristemente célebre o llevar a la gloria a un individuo; fácilmente se sube una imagen a la web y del resto se encargan los usuarios y los medios.
Es fácil notar en la gente lo estresada y agobiada que anda en su diario vivir –sobre todo este año con malas noticias en el ámbito económico y conflictos sociales–, preocupada por presentar el 31 de diciembre una gran cena a la familia.
Como es de suponerse el juguete plástico viene con ropa, accesorios, alimentos, vacunas… Muchos de ellos se venden aparte, obvio. Nace de la mente de una mujer latina sin fronteras que tal vez creció con la Barbie y supo imaginar un mundo paralelo: los recién nacidos del planeta Neonatiplán.

Páginas