Península

“Nadie es profeta en su tierra” es un dicho que muestra la realidad de Renato Altamarino, de 26 años; y su esposa Katty Castillo quienes llegaron de Quevedo (Los Ríos) a la provincia de Santa Elena, para dedicarse a la agricultura.
Su finca resultó muy productiva