La valía de las personas puede establecerse desde diversas miradas. Una de las dimensiones más estimadas es la de ser honesto, franco, un pensador preocupado por el bienestar común. Ayer falleció en esta ciudad el Dr. Francisco Huerta Montalvo, un hombre que reunía todas esas características.

Nombrar las cosas por su nombre, sin rodeos, con la autoridad que confiere el no tener manchas en el ejercicio del servicio público ni más compromisos que con la verdad, lo llevaron a ser una voz confiable. Así se lo reconocía a quien fue médico, político y periodista, pero sobre todo un patriota, cuyo deceso ha causado gran pesar en el ámbito nacional.

Pancho Huerta fue alcalde de Guayaquil en 1970, ministro de Salud en 1982, embajador en Venezuela desde 1988 hasta 1992. En 1996 formó binomio con el presidenciable Ricardo Noboa, en una alianza entre el Partido Liberal y el Frente Radical Alfarista. Con la caída del expresidente Jamil Mahuad, fue nombrado ministro de Gobierno en el 2000 por el exmandatario Gustavo Noboa (+).

El presidente Guillermo Lasso y muchas otras personalidades han lamentado de manera pública el deceso de un referente de la ética en nuestro país. El mandatario identificó a Huerta como “un hombre de una trayectoria intachable. Ecuador pierde un verdadero ciudadano, un defensor incansable de la democracia”. El ministro Patricio Carrillo refirió: “Un ilustre caballero y ciudadano íntegro. Nos deja grandes lecciones y ejemplo de probidad en su incansable lucha por la democracia”.

Publicidad

Sobre todo, Huerta fue hombre de gran claridad para analizar el entorno político. Lideró la Comisión de Transparencia y Verdad, creada por el exmandatario Rafael Correa, para investigar el ataque del Ejército colombiano en Angostura, en Sucumbíos, en el que murió el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), alias Raúl Reyes. En abril pasado, en una entrevista con este Diario, dijo que el país desde hace catorce años corría el riesgo de convertirse en una “narcodemocracia”, y que esto ya era una realidad. (O)