En primera plana de la edición de su génesis, el 16 de septiembre de 1921, EL UNIVERSO publicó una ‘Nota Personal del Director’ firmada por el fundador, Ismael Pérez Pazmiño, para dar a conocer el nacimiento de la empresa y enunciar las bases en las que se sustenta la labor de este Diario: la libertad, la justicia y la verdad.

Al cabo de una centuria de ejercicio periodístico, afrontamos los retos que se imponen para los medios de comunicación, para la expresión del pensamiento libre y para la supervivencia de la democracia, por ello es tremendamente grato para EL UNIVERSO recibir las felicitaciones y manifestaciones de aprecio de nuestros lectores.

En ese lapso hemos registrado cada día, para constancia histórica, hechos, análisis y proyecciones de interés general. Hemos sido vehículo de expresión para voces nuevas que plantean cambios, como para opiniones señeras que han sabido advertir sobre probables amenazas o desatinos.

También publicamos noticias positivas, que traen alegría y optimismo, que siempre las hay, como los triunfos de nuestros compatriotas en los Juegos Olímpicos y los Juegos Paralímpicos de Tokio, por mencionar lo más reciente. Sin embargo, es la esencia del periodismo investigar, desentrañar irregularidades, los excesos del poder que afectan los intereses públicos, las libertades y los derechos.

Informar es, entonces, una labor al servicio de la sociedad, para que el ciudadano sea capaz de discernir y formarse un criterio respecto de los intereses generales que le atañen, porque ello garantiza la prevalencia del bienestar común.

Agradecemos a nuestros lectores –sin ustedes no hay un nosotros– por respaldar nuestra labor, que es parte de la construcción de la democracia –muchas veces amenazada por intereses oscuros, de autoritarios, a quienes incomoda que la prensa informe y advierta–, en estos tiempos de retos, de cambios tecnológicos, en los que seguiremos manteniendo la esencia de nuestro oficio en defensa de la libertad, la justicia y la verdad. (O)