Los ejes centrales en los que debe basarse el Gobierno nacional para recuperar la solidez de nuestro Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS, el cual es sostenido por el trabajo de todos los ecuatorianos aportantes, podemos definirlos en los siguientes puntos:

–Verificación de los contratos de las prestación de los servicios de salud, particulares, con el IESS, que incluye la revisión de la facturación, la sobrefacturación y cualquier otra anomalía que pueda encontrarse; pues es sabido a viva voz que esto existe, pero nadie hace nada.

–Revisión de los contratos y las inversiones de las obras en la ‘década robada’, ya que de lo que sabemos son muchas las obras con pocos beneficios sociales.

–Despilfarro en las compras de las medicinas y los insumos, los cuales luego caducan en las bodegas, ocasionándose así perjuicios como a la solidez financiera del IESS y los aportantes que no reciben sus medicamentos a tiempo para sus enfermedades, entre otros.

De esta manera se ayudará a recuperar los dineros mal habidos y así no llegar que metan las manos otra vez a los dineros de los aportantes, con la frase célebre en los últimos tiempos, porque “el IESS está quebrado”. (O)

Carlos Alberto Salame Barzola, psicólogo industrial, Guayaquil