El 10 de agosto celebramos las fiestas patronales del cantón San Lorenzo de Vinces. Como ciudadana nacida en esta tierra de naturaleza sin igual, exalto esta fecha que es de profundo significado histórico, religioso y forma parte de bellos recuerdos de niñez y juventud de sus habitantes.

Uno de los privilegios y bendiciones de Vinces, París Chiquito, es tener como su patrono y protector a san Lorenzo, que fue uno de los diáconos de Roma y es el santo de los pobres cuya vida de servicio y entrega a los menesterosos y mendigos marcó un ejemplo dedicado al servicio de los más necesitados, murió mártir y es venerado en América y Europa.

Existe una tradición que es la visita y saludo de San Nicolás de Palenque a San Lorenzo y se realiza antes del 10 de agosto, atrayendo a muchos turistas. Lo mismo se hace para las fiestas de cantón Palenque. Las tradiciones y formas de celebrar estas fiestas a través del tiempo han dado lugar a muchos cambios.

Evocar aquellos momentos cuando llegaban los carros para armar el carrusel de caballitos y los circos eran el deleite de niños, y al ver cuando construían los grandes salones de baile se sentía la algarabía y alegría contagiosa de los habitantes de este bello cantón. Quién no recuerda en su niñez hermosos momentos de paseos y alegría en familia.

Publicidad

El comercio se activaba con la llegada de productos de Costa y Sierra, activando la economía en beneficio de todos. La gastronomía era muy variada y apetecida.

Muchas de estas actividades todavía se realizan, aunque algunos cambios llegaron, pero lo importante es recordar y celebrar estas fiestas con mucho cariño, respeto y profunda fe. Después de pasar dos años sin celebración por la pandemia del covid volvemos a realizar esta celebración, pero ahora dando gracias a Dios por la vida que nos permite seguir adelante y desde cualquier lugar del mundo que nos encontremos amamos nuestra tierra. (O)

Alicia Carriel, Guayaquil