“A grandes problemas, grandes soluciones”. Hoy tenemos dos problemas gigantescos vinculados. El narcotráfico y la delincuencia común. Hablar de asesoría extranjera sin corregir las grietas legales por las que se escapan los delincuentes y criminales, es insulso. Declarar estado de excepción con la situación legal actual es un saludo a la bandera.

El país está “tomado” por el narcotráfico, y zafarnos requiere un liderazgo inteligente, incorruptible y valiente. Se requiere la eliminación de la alcahuetería legal existente. Imponer una doctrina de cero tolerancia. Quien tiene un gramo de droga va preso. Eliminar el ridículo requisito de “proporcionalidad” para el actuar de la policía. Quien amenaza a un policía con un cuchillo que espere un balazo. Quien sale a delinquir con un arma está dispuesto a matar, por lo tanto debe estar dispuesto a morir.

Insertar en el Código Integral Penal un capítulo de “Crímenes de Lesa Humanidad”, como secuestro y/o venta de infantes, venta de órganos, sicariato, venta de drogas en colegios, entre otros. Eliminar rebajas de penas para esos crímenes y para todo reincidente. Aumento geométrico de penas por reincidencia delictiva. Implantación de cadena perpetua. Implantación de castración química. Legislación que impida a un juez liberar delincuentes arrestados en delitos flagrantes o con antecedentes penales. Leyes que permitan declarar a pandillas como Los Choneros “grupos terroristas” y que sean tratados como tal por la policía y fuerzas armadas. Acabar con derechos humanos de los delincuentes en deterioro de los de la sociedad.

Lo triste es que no hay un solo proyecto en tal sentido por parte del Ejecutivo o el Legislativo. Ni uno. Y no cabe la excusa de que solo son seis meses de gobierno, pues es tiempo más que suficiente. Ya se esfumó el 12,50 % del periodo de mandato. Un gobierno eficiente trabaja en todos los frentes a la vez. El crimen se combate con leyes y fuerza. Admiramos el orden y disciplina de Singapur, y no vemos lo draconiano de sus leyes. Si la Constitución lo impide vamos a consulta popular para reformarla. Si acuerdos internacionales son un obstáculo, denúncienlos. Pensar en inversión extranjera, que no sea para explotar recursos naturales, en la situación actual es ilusorio.

La pérdida de tiempo favorece el fortalecimiento del crimen organizado. La necesidad de acción firme, conjunta e inmediata del Ejecutivo y Legislativo, es inminente. Denuncien a quienes se oponen y sabremos hasta dónde llegan los tentáculos del crimen organizado. (O)

Gustavo Echeverría Pérez, consultor; av. Samborondón