Un nuevo caso de abuso sexual dentro del hogar se conoció en el cantón Pelileo, provincia de Tungurahua, este miércoles 13 de enero.

Ocurrió cuando la mamá de una niña de 9 años regresó a su vivienda luego de trabajar.

La mujer encontró a su hija llorando y al preguntarle qué le pasó, la niña respondió que le dolían las piernas.

Luego la progenitora se angustió porque vio la ropa interior de su hija con sangre, ante lo que volvió a interrogarla para saber qué le había pasado, en esta ocasión recibió como respuesta que se había caído de una mata de capulí. Eso no convenció a la madre.

Ella insistió hasta que la menor decidió romper el silencio para contar que su padre la habría violado.

Ante el relato de la niña, la madre decidió llevarla al hospital básico de Pelileo. En el lugar, los galenos que atendieron a la menor dieron aviso al Servicio Integrado de Seguridad ECU911.

Llegaron policías y luego de las primeras pericias se detuvo al supuesto victimario, quien había acompañado a las dos mujeres a la casa de salud.

Se informó que los gendarmes tuvieron que sacar al hombre con resguardo, ya que la gente al conocer lo que habría pasado intentó lincharlo y hacer justicia por mano propia.

Ante lo narrado por la niña, la Fiscalía comenzó a realizar las investigaciones correspondientes con el apoyo de los uniformados. (I)