Al nacer fue inscrito como Carlos Ranulfo Pérez Guartambel. Pero debido a su activismo político e identificación con la causa indígena, en 2017 reemplazó esos nombres por Yaku Sacha (‘agua de monte’, en quechua). Ha sido activista antiminero, prefecto del Azuay y dirigente indígena. En entrevista con este Diario, realizada por Zoom —debido a que durante un mes su equipo de prensa no pudo agendar una cita personal para el diálogo ni la toma de fotografías—, aseguró que su propuesta no es la de la tradicional izquierda marxista, sino la de quien podría sentarse en busca de consensos.

¿Por qué su cambio de nombre?
Lo hice emulando a Pachacútec. Su nombre era Cusi Yupanqui, el iniciador del imperio incaico. También emulando a José Gabriel Condorcanqui, que se cambió a Túpac Amaru. O a Nina Pacari y a otros.

Dentro del movimiento indígena hay quienes no lo ven así.
Soy indígena quechua cañari, con orgullo. El apellido Pérez fue de un hacendado y mi padre murió. Mi madre, Rosa Inés Guartambel Guiñansaca, de pollerita, de trenza, de sombrerito, tiene los apellidos cañaris.

Esos señalamientos, entonces, ¿buscan desacreditarlo?
Es irónico. En Cuenca, cuando empezaban las luchas por el agua y me encarcelaron, me decían que soy un indio alzado. Otros, que no soy indígena. Yo estoy muy tranquilo, mis genes son quichua cañari.

Publicidad

Ante la resistencia de una parte de la dirigencia, afín al correísmo, ¿logrará el voto indígena?
Eso está superado. Las bases están consolidadas. Siempre habrá alguna voz disonante y eso es normal. Yo soy respetuoso de una pequeña facción, muy pequeña, por cierto, que apoya a la Revolución Ciudadana, pero que no tendrá peso.

¿Qué hubiese hecho como presidente en octubre de 2019?
Simple: dialogar. No solo oír, sino escuchar y llegar a acuerdos. Nosotros habíamos pedido eso al tercer día y el Gobierno no hizo caso, se vino la agresión a Quito, los diez asesinatos a nuestros hermanos. Esperó once días y ese fue su mayor error.

¿Si llega al poder investigará al Gobierno por los muertos?
No. Nosotros no actuamos con venganza o persecución.

En su propuesta de trabajo propone austeridad y reducción del Estado. ¿Lo mismo que el Fondo Monetario (FMI)?
Austeridad, sí. En la Prefectura ahorramos $ 10 millones y con eso financiamos 145 sistemas de riego, más de una docena de vías y la atención en la pandemia. (Los funcionarios) nos bajamos el sueldo a la mitad, nos transportamos en bicicleta… Pero sobre la reducción del Estado creo que hay una mala interpretación: vamos a eliminar las instituciones estériles, como el Consejo de Participación, la Judicatura, el Tribunal Contencioso Electoral, varias subsecretarías, así como bajar el número de asambleístas a la mitad.

Lo que implica despidos...
Se indemnizará a la gente con lo justo o, en su defecto, pasará a otras dependencias.

Se ha mostrado abierto a un acuerdo comercial con Estados Unidos, “tema prohibido” en la izquierda.
Si el acuerdo comercial con Estados Unidos, el mayor socio comercial del Ecuador, favorece a la mayoría: no lo pensaré dos veces. No es malo per se, depende de las cláusulas. No es una idea descabellada.

Publicidad

¿Dólar o moneda propia?
Dólar. Ninguna otra moneda. Ni siquiera la electrónica.

¿Su llamado al consenso incluye a la banca, a los empresarios, a la derecha política?
Los tiempos cambiaron. No somos de la izquierda sectaria, ortodoxa, dogmática, que cree tener la verdad absoluta. Tampoco soy partidario del foco guevarista o de la dictadura del proletariado. Yo soy partidario de la resistencia pacífica. Y de ahí hay que pasar ahora a la pedagogía de la esperanza. Uno tiene que escuchar. Vamos a necesitar de empresarios honestos y del sistema financiero. Lo único que les vamos a decir es que paguen los impuestos.

Usted es radical contra el extractivismo. ¿Mineras y petroleras deberían irse?
No es que tenemos alguna animadversión contra las empresas extractivistas, pero lo que han hecho es cuestionable. Han dividido a familias, despojado de sus territorios a la comunidad, envenenado el agua, creado corrupción, contaminado el ambiente, criminalizado… Por eso nuestra resistencia pacífica.

¿Y los contratos firmados?
Los campos petroleros continuarán bajo rigurosos estándares sociales y ambientales. La idea es que no se amplíe la frontera petrolera, salvo que las comunidades, previo consentimiento, lo permitan. Para la minería convocaremos a una consulta popular para que el pueblo se pronuncie si está de acuerdo o no con que Ecuador sea declarado territorio libre de minería metálica en fuentes de agua, cabeceras de ríos y humedales, en páramos. Los contratos que ya están en explotación, como Fruta del Norte y Mirador, también deben cumplir los estándares. Para eso hay herramientas jurídicas. Si no cumplen, las podemos suspender y hasta extinguir.

Cuando dijo que se podría exportar agua hubo burlas. ¿No se llega a comprender su mensaje sobre los recursos naturales, sobre todo el agua?
Es probable. A veces la población está tan ocupada en resolver cómo llevar el pan de cada día que no lee, no mira más allá. En el 2050 seremos 10 mil millones de habitantes en el mundo, de los cuales 7 mil millones estarán sedientos y hambrientos. (El científico) Stephen Hawking dijo que en menos de mil años vamos a estar envueltos en llamas por el calentamiento global. Pero fue muy conservador. En menos de 60 años el planeta será invivible. No importa si por decir esto pierdo apoyo, pero no puedo dejar de expresar mi preocupación por el planeta, por la vida.

Algo más...

¿Quiénes están en su círculo más cercano?
Los principales: Bruno Segovia, Cecilia Velasque y otros que podrían ser eventuales ministros, como Jaime Breilh, Gustavo Vega, Esperanza Martínez y Martha Roldós. También Manuela Picq.

¿Cómo se financia su campaña electoral?
Saqué un crédito de $ 20.000, que ya mismo se me termina. Además, están los aportes de los compañeros dirigentes de las provincias, que nos ayudan para hospedarnos y nos dan la alimentación.

Autodefinición ideológica
Humanista, defensor de los derechos humanos y de la naturaleza.

¿Quién ha sido el mejor presidente del país?
Eloy Alfaro. (I)